Mareos

Revisado por médicos

Revisado por la Dra. Brenda G., MD | Escrito por el Equipo Editorial de Menopause Now | Actualizado: 30 enero, 2020

Damas

Aunque menos conocido que los sofocos o la menstruación irregular, el mareo es un síntoma común de la menopausia, causado por las fluctuaciones hormonales. Muchas mujeres que ingresan a la perimenopausia experimentan episodios de mareo y vértigo, que pueden o no estar asociados con otros síntomas de la menopausia, como sofocos y ansiedad.

Al comprender mejor los mareos relacionados con la transición hacia la menopausia, las mujeres pueden encontrar las mejores opciones de tratamiento para aliviar sus síntomas. Obtenga más información sobre los mareos, sus síntomas, sus causas y cómo tratarlos.

Que son los mareos

Acerca de los mareos

¿Sabías qué?

El mareo es una de las quejas más comunes por las cuales los adultos estadounidenses buscan atención médica.

Mareos es un término general utilizado para describir sensaciones transitorias de aturdimiento, desequilibrio y desorientación. Los mareos se pueden desencadenar cuando una persona se sienta o se pone de pie demasiado rápido, está enferma, deshidratada o no come adecuadamente. Los episodios de mareos repentinos en mujeres que se acercan a la menopausia suelen ser de corta duración, por lo general tan solo segundos. Sin embargo, la sensación de mareo y vértigo puede ser inquietante y, a veces, incluso temporalmente debilitantes.

Tipos de mareos

Aunque las mujeres comúnmente manifiestan sentir mareo y vértigo durante estos episodios, en realidad hay cuatro tipos de mareos:

  • El vértigo es una falsa sensación de movimiento, a menudo descrita como girar en un mismo lugar.
  • El desequilibrio indica pérdida del equilibrio e inestabilidad física que causa dificultades para caminar.
  • El aturdimiento es una sensación general de debilidad y confusión, a menudo después de levantarse demasiado rápido.
  • El presíncope es una manifestación más intensa de mareos, que ocurre cuando la presión arterial y la frecuencia cardíaca se reducen y se experimenta una sensación cercana al desmayo.

Los mareos a menudo ocurren cuando uno o más de los centros de control de equilibrio del cuerpo no funcionan correctamente.

Siga leyendo para conocer los síntomas de mareos durante la menopausia.

Síntomas de mareos

Síntomas de mareos

Los síntomas de mareos pueden aparecer en cualquier momento del día. Si bien la mayoría de mareos repentinos en mujeres dura tan solo unos segundos, la  desagradable sensación que éstos provocan puede permanecer durante un período prolongado y, a veces, llegar a impedir el funcionamiento diario.

Si bien la mayoría de mujeres que experimentan episodios de mareo y vértigo están familiarizadas con los síntomas, muchas desconocen sus causas subyacentes. Comprender las principales causas de mareos, tanto hormonales como de otra naturaleza, es a menudo el primer paso para aprender a controlar y prevenir estos episodios.

Síntomas de mareos

Causas de mareos

Durante la menopausia, las principales causas de mareos son las fluctuaciones hormonales, y generalmente están relacionados con otros síntomas típicos de esta etapa de la vida. En casos raros, los mareos en la menopausia pueden indicar una afección más grave. Si bien estos casos son muy raros, es importante conocer todas las posibles causas de mareos:

Causas hormonales de mareos en la menopausia

Los cambios en los niveles de estrógeno durante la menopausia pueden producir cambios en los vasos sanguíneos y el sistema nervioso, lo que puede provocar mareos.

Causas relacionadas con otros síntomas

Otros síntomas de la menopausia también pueden hacer que una mujer se sienta mareada. Éstos incluyen:

Otras causas de mareos en la menopausia

  • Presión arterial baja
  • Deshidratación
  • Bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia)
  • Artritis (especialmente del cuello)
  • Ciertos medicamentos
  • Resfriado y gripe
  • Infecciones virales
  • Problemas cardíacos
  • Accidente cerebrovascular
Causas de mareos

Además de estas causas de mareos en mujeres durante la menopausia, es importante saber que la sensación de equilibrio depende del funcionamiento adecuado de al menos dos de los tres centros de control del cuerpo: los ojos, los oídos y los nervios sensoriales. Si el cerebro no puede procesar toda la información de dichos centros, o si éstos no funcionan correctamente, los mensajes se vuelven contradictorios y una persona puede experimentar mareos o pérdida de equilibrio. La presión arterial baja y otros cambios en el sistema cardiovascular también pueden provocar mareos.

Casos extremos de mareos en la menopausia

Si bien los mareos repentinos en mujeres durante la menopausia no suelen requerir atención médica, es importante comprender cuándo puede ser necesaria una visita al médico. Si la sensación de mareo y vértigo se acompaña de alguno de los síntomas a la derecha, una mujer debe comunicarse con su profesional de la salud lo antes posible.

Si los mareos van acompañados de problemas de audición, puede ser aconsejable hablar con un médico para descartar trastornos del oído, como la enfermedad de Ménière. Siga leyendo para obtener más información sobre las opciones de tratamiento para los mareos.

Tratamiento para los mareos

Dado que la mayoría de los casos de mareos en la menopausia están relacionados con un desequilibrio hormonal, es posible tratarlos junto con otros síntomas de la menopausia. Hasta hace poco, era un procedimiento estándar prescribir terapia de reemplazo hormonal (TRH) para los mareos repentinos en mujeres durante la menopausia. Sin embargo, los médicos ahora están reconsiderando esta opción debido a su conexión con graves efectos secundarios, tales como el desarrollo de coágulos sanguíneos y un mayor riesgo de cáncer. Como alternativa, puede optarse por realizar ajustes en el estilo de vida, los cuales se pueden combinar con suplementos herbales, dejando como última opción los medicamentos recetados, que generalmente se usan solo en aquellos casos que no responden a otros tipos de tratamiento.

Tres enfoques de tratamiento para los mareos

El tratamiento para los mareos considera tres enfoques: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Terapias alternativas y (3) Medicamentos, los cuales se pueden combinar, según sea necesario, dependiendo de las necesidades individuales.

1

Cambios en el estilo de vida

Los cambios en el estilo de vida constituyen la forma más segura y menos invasiva de tratar los mareos, pero requieren de determinación y autocontrol. Cuando se trata de reducir la frecuencia e intensidad de los mareos en la menopausia, realizar sencillos ajustes en la rutina diaria suele dar excelentes resultados.

La combinación de una dieta equilibrada y ejercicio regular constituye el núcleo de los cambios en el estilo de vida. Mantener una adecuada hidratación y consumir nutrientes esenciales, principalmente vitaminas B, D, E y ácidos grasos omega-3, puede ayudar a mejorar la circulación y reducir los mareos. Además, consumir alimentos que contienen estrógenos, tales como las manzanas, la soya y los frijoles, puede ayudar a aliviar los síntomas de mareos en la mayoría de mujeres.

Si bien el ejercicio puede parecer difícil cuando existe la posibilidad de que ocurra un episodio de mareos en cualquier momento, la actividad física moderada pueden ser muy beneficiosa. Por ejemplo, el yoga es un ejercicio de bajo impacto, diseñado para ayudar con el equilibrio, que puede proporcionar alivio para los mareos, ya que este síntoma a menudo incluye sensación de vértigo y pérdida del  equilibrio.

Para prevenir los mareos en la menopausia, se recomienda moderar o evitar:

  • El alcohol y el tabaco
  • Las actividades de ritmo rápido
  • La cafeína
  • Las frutas cítricas

Además, llevar un "diario de mareos" puede ayudar a identificar los desencadenantes y otros factores que podrían empeorar la experiencia. Al registrar cuándo ocurren los mareos y las circunstancias que los rodean, incluyendo los alimentos consumidos momentos antes del evento, una mujer puede identificar patrones útiles para controlar este síntoma.

Los cambios en el estilo de vida son un método natural para reducir los mareos en la menopausia, pero pueden ser difíciles de implementar y mantener. Además, no abordan completamente el desequilibrio hormonal, que es una de las principales causas de mareos. Afortunadamente, la terapias alternativas pueden ayudar a tratar los síntomas de mareos y el desequilibrio hormonal que los provoca de una manera segura y natural.

2

Terapias alternativas

Este nivel de tratamiento incluye varias opciones. Por ejemplo, la respiración consciente puede disminuir síntomas de mareos y restablecer el equilibrio, mientras que el masaje terapéutico puede mejorar la circulación sanguínea en general. Sin embargo, los suplementos herbales son la opción preferida, ya que son fáciles de obtener, además de requerir un menor compromiso de tiempo y dinero en comparación con otros métodos alternativos.

Tés de hierbas para aliviar mareos y náuseas

  • Albahaca
  • Diente de león
  • Menta
  • Jengibre con canela

Existen dos tipos de suplementos herbales que influyen directamente en los niveles hormonales: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos fitoestrogénicos

Estos suplementos, tales como cohosh negro y gingko biloba, son ricos en fitoestrógenos, compuestos de origen vegetal que funcionan como estrógeno en el cuerpo. Por esa razón, pueden compensar la deficiencia de esta hormona reproductiva y aliviar los mareos. Sin embargo, su uso a largo plazo puede hacer que el cuerpo reduzca su capacidad de producir hormonas de forma natural. Por lo tanto, solo se recomienda el uso de suplementos fitoestrógenos a corto o mediano plazo.

Suplementos reguladores de hormonas

Por el contrario, suplementos como Macafem carecen de hormonas, pero son ricos en nutrientes que promueven la función endocrina, incluyendo la producción adecuada de hormonas. Esto genera un equilibrio no solo de estrógenos sino también de otras hormonas esenciales, como la progesterona y la testosterona. Además, estos suplementos tienen poco o ningún efecto secundario, por lo que se consideran seguros, efectivos y adecuados para su uso a largo plazo.

Una combinación de los dos primeros enfoques, ajustes de estilo de vida más medicina alternativa, suele ser la mejor ruta de tratamiento. Sin embargo, cuando los mareos son constantes, intensos o persistentes, estos métodos pueden no ser suficientes. En tales casos, se recomienda buscar tratamiento médico, no sin antes sopesar los riesgos que implica este tercer nivel de tratamiento para los mareos.

3

Medicamentos

Este enfoque conlleva el mayor riesgo y, a menudo, un costo más elevado. En los Estados Unidos, el tratamiento más recetado para el mareo durante la menopausia es la terapia de reemplazo hormonal (TRH). Este puede ser un método rápido y potente para aliviar los síntomas de mareos en la menopausia, pero también presenta la posibilidad de graves efectos secundarios.

En 1991, los Institutos Nacionales de Salud lanzaron un nuevo estudio para investigar los pros y los contras de la TRH, la Iniciativa de Salud de la Mujer. Sin embargo, el estudio se detuvo 11 años después, cuando se descubrió que el uso de hormonas artificiales aumenta el riesgo de cáncer de mama, cáncer de ovario, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Otros fármacos de venta libre, tales como los antieméticos (para aliviar las náuseas), los antihistamínicos y los medicamentos contra el mareo, pueden ayudar a aliviar los síntomas de mareos, pero no abordan su principal causa subyacente, que es el desequilibrio hormonal. Además, dichos medicamentos también presentan la posibilidad de efectos secundarios, algunos de los cuales pueden superar sus beneficios. Las mujeres que consideren optar por un medicamento para los mareos deben consultar previamente con su médico.

Tratamiento para los mareos

Los tres enfoques descritos (ajustes de estilo de vida, terapias alternativas y medicamentos), no son mutuamente excluyentes. Se pueden usar de manera individual o combinarse, según sea necesario, para tratar de manera individualizada los episodios de mareos en la menopausia. Muchas mujeres encuentran que los suplementos herbales, junto con los cambios en el estilo de vida producen los mejores resultados.