Falta de concentración

Por el Equipo Editorial de Menopause Now | Actualizado: 08 noviembre, 2019

Damas

Acerca de

Si bien la dificultad para concentrarse es un bastante común en la población en general, a veces puede ser un sutil indicador de condiciones subyacentes. Por esta razón, es importante conocer los principales síntomas de falta de concentración.

La falta de concentración se define como dificultad para mantener la atención, tanto en actividades cotidianas como en tareas complejas. Las mujeres con este síntoma también pueden experimentar desorientación y olvidos, así como “perder el hilo” del pensamiento.

Esto puede ser motivo de preocupación para aquellas mujeres que nunca han tenido problemas para concentrarse, y puede generar problemas en el lugar de trabajo y la vida personal, además de generar preocupación ante la posibilidad de que se trate de un signo temprano de afecciones más graves, tales como el Alzheimer.

Para aclarar las dudas acerca de la falta de concentración en la menopausia, es importante conocer sus síntomas más comunes.

Síntomas de falta de concentración

Aquellas mujeres que se encuentran transitando hacia la menopausia pueden notar uno o varios síntomas de falta de concentración, cada uno en diferentes grados de intensidad:

  • Pérdida del hilo de pensamiento
  • Desorientación
  • Neblina mental
  • Olvidos
  • Dificultad para concentrarse por largos períodos de tiempo
  • Incapacidad para enfocarse en tareas complejas

Muchas mujeres que experimentan por primera vez estos síntomas se preguntan a qué se debe la falta de concentración. Continúe leyendo para obtener más información sobre las principales causas de falta de concentración.

Causas de falta de concentración

Si bien existen varios factores que pueden influir en la capacidad de concentración, las fluctuaciones hormonales suelen ser la principal causa detrás de este síntoma durante la menopausia. El estrógeno en particular juega un papel clave en las numerosas funciones cerebrales.

Existen varios neurotransmisores en el cerebro que regulan la función cognitiva, principalmente la acetilcolina, la serotonina y la noradrenalina, que ejercen una importante influencia en la memoria y la capacidad de concentración. Un déficit de estrógeno puede reducir la producción de estos neurotransmisores, causando falta de concentración.

Síntomas de la menopausia relacionados con la falta de concentración

Además de las causas hormonales detrás de este síntoma, muchas mujeres pueden experimentar falta de memoria y concentración como consecuencia de otros síntomas de la menopausia, entre ellos los problemas para dormir y la fatiga, que pueden traer como consecuencia una incapacidad para enfocarse adecuadamente en las tareas cotidianas. Adicionalmente, síntomas psicológicos, tales como la depresión, la ansiedad o el trastorno de pánico también pueden causar dificultad para concentrarse. Cuando una mujer está estresada, es posible que no sea capaz de enfocarse de la mejor manera.

Otras causas de falta de concentración

  • Envejecimiento natural
  • Trastorno de déficit de atención
  • Consumo de drogas
  • Deficiencias nutricionales
  • Desórdenes neurológicos

La falta de concentración se atribuye principalmente a fluctuaciones de estrógeno que influyen en la producción de neurotransmisores en el cerebro. Sin embargo, existen factores externos que también pueden alterar la capacidad de concentración. Afortunadamente, existen muchas opciones de tratamiento para controlar este síntoma de la menopausia.

Que causa la dificultad para concentrarse

Siga leyendo para obtener más información sobre cómo superar la dificultad para concentrarse para recuperar el control.

Tratamiento para la falta concentración

Para aliviar los síntomas de falta de concentración, se recomienda considerar utilizar tres niveles de tratamiento. Se recomienda comenzar con la alternativa menos invasiva y optar por medidas más drásticas solo si es necesario.

1

Cambios en el estilo de vida

Algunos sencillos cambios en la rutina diaria pueden mejorar la capacidad de concentración de las mujeres durante la menopausia. Una dieta saludable rica en nutrientes que favorecen la salud cerebral, tales como ácidos grasos omega-3 y 6, que se encuentran en el pescado, las nueces y la linaza, entre otros alimentos, puede ayudar. Reducir el consumo de cafeína, alcohol y azúcar también puede ayudar a mejorar la concentración.

Mejorar la calidad de sueño, durmiendo de siete a ocho horas cada noche, también es muy beneficioso para mantener buenos niveles de atención y memoria durante el día, al igual que practicar técnicas de control del estrés, tales como meditación o yoga, y ejercicios de agilidad mental, como crucigramas y rompecabezas.

Cómo combatir la dificultad para concentrarse
2

Medicina alternativa

¿Sabías qué?

El ejercicio aeróbico intenso puede aumentar el volumen cerebral en adultos mayores.

Si los cambios en el estilo de vida no funcionan y todavía tiene dificultad para concentrarse, existen otras opciones de tratamiento disponibles. Existen diversos suplementos naturales que tratan, de forma efectiva y natural, el desequilibrio hormonal que es la causa principal de la falta de concentración en la menopausia. Si la medicina alternativa se combina con los cambios en el estilo de vida, los resultados pueden ser excelentes.

3

Opciones farmacológicas

Si los dos primeros enfoques de tratamiento para la falta de concentración no dan resultados, y los síntomas continúan o empeoran, es recomendable buscar el consejo de un médico especialista. El medicamento más común para abordar la dificultad para concentrarse durante la menopausia es la terapia de reemplazo hormonal (TRH). Si bien esta puede ser una forma rápida de aliviar la falta de concentración en la menopausia, también puede aumentar la probabilidad de ciertos tipos de cáncer y otros efectos secundarios adversos.

Es recomendable comenzar con cambios en el estilo de vida para mejorar y mantener las funciones cognitivas durante la menopausia, combinando este enfoque con suplementos naturales para una mayor eficacia, dejando como última opción los medicamentos recetados.