Alergia durante la menopausia

Datos verificados

Por el Equipo Editorial de Menopause Now | Actualizado: 21 abril, 2020

Damas

Acerca de las alergias

Una reacción alérgica tiene lugar cuando el sistema inmunitario responde de manera inusual ante sustancias que generalmente son inofensivas para la mayoría de las personas. Quizás el ejemplo más común es la alergia conocida como rinitis alérgica, o fiebre del heno, en cuyo caso el alérgeno que provoca los síntomas es el polen de las plantas.

En los diferentes tipos de alergias, el sistema inmunitario identifica erróneamente ciertas sustancias como dañinas y, en un intento de proteger el cuerpo, produce un tipo de anticuerpo conocido como inmunoglobulina E (IgE), que da origen a la reacción alérgica al provocar reacciones químicas en ciertas células, liberando una molécula llamada histamina en el torrente sanguíneo. La histamina es responsable de la inflamación en los tejidos, así como de la secreción nasal, los estornudos, las erupciones cutáneas y otros típicos síntomas de alergia.  Una reacción alérgica puede presentar desde síntomas relativamente menores hasta una condición extrema que amenaza la vida, la cual se conoce como choque anafiláctico, o anafilaxis.

Síntomas de alergia

Debido a que existen muchos tipos de alergias, los síntomas también son múltiples, pudiendo variar de leves a severos, y llegando a causar cuadros complejos en algunas personas. A una reacción alérgica extremadamente severa, que compromete la vida, se la conoce como choque anafiláctico, o anafilaxia. Aunque ocurre en casos raros, si no se trata puede causar problemas de salud muy graves, o incluso la muerte. A continuación se enumeran los síntomas de alergia más comunes, tanto leves como moderados y severos.

Síntomas leves

  • Erupción
  • Ojos llorosos y con picazón
  • Congestión
  • Estornudos
Síntomas leves de alergia

Síntomas moderados

  • Picazón
  • Dificultad para respirar
Síntomas moderados de alergia

Síntomas severos

  • Diversos grados de hinchazón que pueden dificultar la respiración y la deglución
  • Dolor abdominal
  • Calambres
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Confusión mental o mareos
Síntomas de alergia

Tipos de alergia

¿Sabías qué?

Un estudio reciente determinó que las mujeres perimenopáusicas que no habían tenido sus períodos durante seis meses experimentaron un aumento del 80% en los síntomas respiratorios asociados con el asma en comparación con las que menstruaban regularmente.

Muchas personas tienen alergia al pelo y la caspa de los animales, al polen y a ciertos alimentos. Sin embargo, prácticamente cualquier sustancia puede desencadenar una reacción alérgica. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) reconoce ocho alimentos o compuestos alimenticios como alérgenos comunes: maní, nueces, huevos, leche, mariscos, pescado, trigo, soja y sulfitos (compuestos que a menudo se encuentran en saborizantes y colorantes de alimentos). El mundo está lleno de potenciales alérgenos, que pueden provocar diversos tipos de alergias, siendo los más comunes:

  • Rinitis alérgica. Esta es la reacción alérgica más común y se refiere a los síntomas nasales causados por el polen de las plantas; también se la conoce como fiebre del heno y suele presentarse de manera estacional.

  • Asma. Esta condición respiratoria es el resultado de la inflamación y los espasmos en los conductos pulmonares.

  • Conjuntivitis alérgica. Consiste en la inflamación de las capas de tejido que cubren la superficie del globo ocular y la parte inferior del párpado.

  • Dermatitis atópica. También conocida como eczema, es una reacción que puede ser provocada por alergias alimentarias, aunque generalmente no es causada por contacto de la piel con un alérgeno. Suele asociarse con la rinitis alérgica.

  • Urticaria. Consiste en reacciones cutáneas, tales como hinchazón con picazón, y pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo.

  • Choque anafiláctico. Esta es una reacción alérgica extrema potencialmente mortal, que puede afectar varios órganos al mismo tiempo. Esta respuesta generalmente ocurre después de consumir un alérgeno alimentario o experimentar una picadura de abeja.

Causas de las alergias

Aunque es cierto que las alergias consisten en una reacción inmunológica ante ciertas sustancias, también es correcto afirmar que las diferentes células del sistema inmunitario están influenciadas por el estrógeno. Es por ello que cuando ocurren fluctuaciones hormonales el sistema inmune puede verse afectado, haciendo que las mujeres sean más propensas a sufrir de diferentes tipos de alergias.

¿Sabías qué?

Si los padres no tienen alergias, la probabilidad de que un niño las experimente es de aproximadamente el 12%; pero si uno de los padres es alérgico, el riesgo aumenta al 30-50%, y si ambos son alérgicos, el riesgo es de 60-80%.

Al iniciar la perimenopausia, el cuerpo de una mujer se prepara para dejar de menstruar de forma permanente. Como parte de este proceso de transición hacia la menopausia, la producción de hormonas reproductivas comienza a fluctuar y a disminuir drásticamente.

Los cambios en los niveles hormonales pueden tener un impacto significativo en la frecuencia y la gravedad de los síntomas de alergia. Aunque los mecanismos aún no se comprenden del todo, las alteraciones hormonales se asocian frecuentemente con el desarrollo de diversos tipos de alergias, así como con la intensidad de los síntomas, particularmente en el caso de la rinitis alérgica, el asma y la dermatitis.

Causas de las alergias

Factores desencadenantes de alergias

Junto con las causas hormonales, otros factores, tales como la dieta, ciertos medicamentos y el estrés, pueden aumentar la susceptibilidad a sufrir de algún tipo de alergia o intensificar los síntomas. Afortunadamente, existen diversas opciones de tratamiento para la alergia, las cuales se detallan a continuación.

Tratamientos para las alergias

La prevención de alergias es posible solo hasta cierto punto, ya que evitar por completo los factores que pueden producir una reacción alérgica es difícil. Esto significa que un gran porcentaje de mujeres que transita hacia la menopausia experimentará, en mayor o menor medida, síntomas de alergia. Sin embargo, existen opciones de tratamiento efectivas para mantener bajo control la alergia en la menopausia.

Tres enfoques de tratamiento para la alergia

Existen tres niveles de tratamiento para la alergia: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Terapias alternativas y (3) Opciones farmacológicas.

Se alienta a las mujeres a comenzar por el primer nivel, que es el menos riesgoso para tratar los síntomas de alergia: los cambios en el estilo de vida. Si bien estos sencillos ajustes en la rutina diaria a menudo son efectivos para aliviar los síntomas, por sí solos no abordan una de las principales causas de las alergias en mujeres: el desequilibrio hormonal. Afortunadamente, los cambios en el estilo de vida pueden combinarse con suplementos naturales, a fin de proporcionar un alivio seguro y efectivo para los síntomas de alergia.

Aunque la intervención médica no suele ser necesaria, aquellas mujeres que experimentan una grave reacción alérgica deben considerar acudir a un alergólogo para iniciar un tratamiento farmacológico, especialmente si las opciones naturales no les proporcionan alivio. En este caso, es importante comprender y sopesar cuidadosamente los riesgos asociados a los medicamentos recetados.

1

Cambios en el estilo de vida

Este nivel inicial de tratamiento para la alergia está virtualmente libre de riesgos, aunque requiere de una buena dosis de autodisciplina. Implementar sencillos cambios en el estilo de vida puede llevar a una disminución de los síntomas de alergia, así como a una mejora significativa de la salud en general.

Dieta balanceada

Debido a que el cuerpo necesita nutrientes para mantener sus funciones, incluyendo el equilibrio hormonal y el sistema inmune, una dieta balanceada es clave. Las mujeres de mediana edad deben optar por comidas ricas en macronutrientes (grasas saludables, proteínas magras y carbohidratos complejos) y micronutrientes esenciales. Las mejores opciones para la dieta durante la menopausia son las siguientes:

  • Alimentos con fitoestrógenos, tales como la soja, el lino, la avena y el repollo, que contienen compuestos vegetales similares al estrógeno, los cuales compensan esta deficiencia hormonal, contribuyendo al alivio de la alergia y otros síntomas de la menopausia.

  • Alimentos ricos en vitamina C, principalmente el limón, el camu camu, los pimientos y los arándanos. El antioxidante más famoso, la vitamina C, ha demostrado fortalecer el sistema inmune y actuar como un antihistamínico natural para aliviar los síntomas de alergia.1

  • Alimentos probióticos, entre los que se encuentran el yogurt, la kombucha, la chucrut y el kimchi, los cuales promueven una flora intestinal saludable, clave para combatir todo tipo de patógenos, estimulan el sistema inmunológico y alivian los síntomas de la rinitis alérgica, aunque se necesitan más estudios para revelar su mecanismo de acción.2

  • Alimentos antiinflamatorios, como el ajo, la cebolla, el jengibre, el bok choy y la piña, que ayudan a reducir la respuesta inflamatoria ante los alérgenos, dándole al sistema inmune la oportunidad de recuperarse.3

Ejercicio regular

Aunque los beneficios del ejercicio regular para mejorar los síntomas de alergia, promover el desequilibrio hormonal y aliviar otros síntomas de la menopausia no pueden subestimarse, las mujeres que padecen determinados tipos de alergias, particularmente a ciertos alimentos y medicamentos, pueden desarrollar, en casos raros, anafilaxia inducida por el ejercicio, a cual es potencialmente mortal. Por ello, la autorización previa de un médico alergólogo es imprescindible.4

  • Cantidad. Una vez que la rutina de ejercicios ha sido aprobada por el médico, la recomendación general para las mujeres de mediana edad es de 150 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de ejercicio intenso por semana.5

  • Tipo. Aunque las recomendaciones individuales pueden variar, combinar entrenamientos aeróbicos con rutinas de fortalecimiento muscular, como bandas de resistencia, es altamente beneficioso para equilibrar las hormonas y mejorar los síntomas de alergia.

  • Consejos útiles. La clave para hacer del ejercicio un hábito que se mantenga a través del tiempo es aprender a escuchar al cuerpo, encontrar el tipo de entrenamiento que más se disfrute y comenzar gradualmente, hasta alcanzar la intensidad y frecuencia que mejor se adapten a sus necesidades individuales.

  • Precauciones. Debido a que la caída en los niveles de estrógeno puede afectar la salud ósea y aumentar el riesgo de osteoporosis y fracturas en las mujeres, se deben evitar los entrenamientos de alto impacto o extenuantes.

Hábitos saludables

Además de alimentarse correctamente y mantenerse activas, las mujeres pueden complementar sus planes de tratamiento y prevención de alergias con hábitos saludables, destinados a fortalecer el sistema inmune, entre los que se recomiendan:

  • Evitar factores desencadenantes implica un adecuado manejo y prevención de alergias en el hogar. Este es uno de los enfoques más rápidos y efectivos para aliviar los síntomas de alergia, aunque puede llevar mucho tiempo determinar los alérgenos.

  • Disminuir el estrés es un componente esencial de un plan eficaz para el tratamiento de alergias, ya que el estrés no solo inhibe la producción de hormonas, sino que también debilita el sistema inmune.

  • Dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol es esencial, ya que se ha descubierto que ambos hábitos aumentan el riesgo de diversos tipos de alergias o empeoran sus síntomas6,7.

  • Probar remedios caseros, como inhalaciones de vapor con aceites esenciales, aerosoles salinos o acupuntura para aliviar los síntomas de alergia de forma natural, también puede ser de gran beneficio.

Pese a que estos ajustes en el estilo de vida pueden aliviar los síntomas de diferentes tipos de alergias, no abordan el desequilibrio hormonal que suele ser su causa más frecuente. Por lo tanto, puede ser necesario considerar un tratamiento adicional. Las terapias alternativas han demostrado ser una excelente opción para controlar los síntomas de alergia de manera segura y natural.

Terapias alternativas

Existen numerosas opciones naturales para tratar las alergias, pero las más populares y efectivas son los suplementos herbales, ya que abordan una de las principales causas de las alergias: el desequilibrio hormonal. Existen dos tipos principales de suplementos herbales: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Hierbas como el cohosh negro, contienen compuestos vegetales similares al estrógeno, por lo que ayudan a compensar el déficit de esta hormona en el cuerpo, lo cual contribuye a reducir las alergias.

Los suplementos fitoestrogénicos son más efectivos en mujeres que están atravesando la menopausia, ya que éstas tienen niveles naturalmente bajos de estrógeno, pero no son necesariamente recomendables para las mujeres en otras etapas de la vida, como la pubertad.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Suplementos como Macafem, estimulan la producción de hormonas naturales al nutrir el sistema endocrino, lo que permite recuperar el balance, no solo de estrógeno sino también de otras hormonas importantes, tales como la progesterona.

Estos suplementos se consideran la opción más segura y natural de tratamiento para la alergia de origen hormonal y pueden tomarse a lo largo de la vida, ya que promueven el equilibrio natural de hormonas en el cuerpo de la mujer.

Una combinación de cambios en el estilo de vida y suplementos naturales es la mejor manera de aliviar los síntomas de alergia. Sin embargo, aquellas mujeres que padecen de severas reacciones alérgicas pueden requerir de tratamientos convencionales, tales como inmunoterapia o medicamentos.

Tratamientos para las alergias
3

Opciones farmacológicas

Las intervenciones farmacológicas implican una mayor inversión económica y alto riesgo de efectos secundarios. Sin embargo, debido a que algunos tipos de alergias pueden ser potencialmente mortales, es necesario evaluar el uso de estos tratamientos convencionales de forma individual. Los tratamientos médicos para la alergia incluyen medicamentos e inmunoterapia.

Medicamentos

La mayoría de los medicamentos antialérgicos están diseñados para aliviar los síntomas de alergia, no para tratar su causa subyacente, e incluyen los siguientes:

  • Los antihistamínicos bloquean la liberación de histamina, reduciendo los típicos síntomas de alergia, tales como estornudos, flujo nasal o urticaria. Los estudios han demostrado que el uso a largo plazo de antihistamínicos de primera generación con efectos anticolinérgicos puede aumentar el riesgo de desarrollar demencia.8

  • Los descongestionantes reducen la inflamación de las membranas nasales, lo que disminuye la congestión. Sin embargo, su uso continuado puede provocar un "efecto de rebote" y empeorar los síntomas de alergia.

  • Los corticosteroides alivian la hinchazón, mejorando la respiración. En forma de crema, su objetivo es calmar la picazón o las erupciones causadas por una reacción alérgica.

  • La inyección de epinefrina se aplica solo en casos de choque anafiláctico, o anafilaxis, cuya causa son ciertos alimentos, picaduras de insectos, medicamentos o látex.

  • La terapia de reemplazo hormonal (TRH) ha sido, hasta hace poco, el tratamiento más popular para los síntomas de la menopausia, incluyendo las alergias. Introduce hormonas sintéticas para promover el equilibrio endocrino y aliviar los síntomas. Aunque efectivo, el uso de la TRH se ha vinculado con graves efectos secundarios e incremento en el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades.

En el año 2019, investigadores de la Universidad de Oxford publicaron los resultados de un análisis exhaustivo de datos mundiales sobre el vínculo de la TRH con el cáncer de mama, confirmando los hallazgos de Women's Health Initiative (2002), el ensayo clínico más grande sobre TRH, que se publicaron en JAMA y mostraron que la TRH aumenta el riesgo de cáncer de seno y de ovario, coágulos sanguíneos y derrames cerebrales. Los resultados de este estudio, publicados en The Lancet, también mostraron que estos riesgos pueden persistir durante más de una década después de terminado el tratamiento.9,10

Inmunoterapia

Otra opción de tratamiento para la alergia es la inmunoterapia, que está diseñada para mejorar la respuesta del sistema inmune ante un alérgeno específico, al proporcionar dosis gradualmente crecientes del mismo. Esta opción es generalmente costosa y requiere largo tiempo para mostrar resultados. Existen dos tipos principales de inmunoterapia:

  • Las vacunas antialérgicas consisten en inyectar pequeñas dosis de la sustancia responsable de la alergia en el músculo, particularmente alérgenos relacionados con el polen, el polvo, la caspa de perros o gatos, o los insectos.

  • La inmunoterapia sublingual (SLIT) se lleva a cabo mediante la administración de pequeñas dosis de un alérgeno debajo de la lengua; se puede usar para alergia a los ácaros del polvo y al polen.

Estos tres niveles de tratamiento para la alergia no son mutuamente excluyentes. Es posible optar por una combinación de enfoques, dependiendo de la duración y la gravedad de las alergias. Actualmente, cada vez más mujeres en transición hacia la menopausia encuentran que centrarse en hacer cambios saludables en el estilo de vida, junto con el uso de suplementos herbales, las ayuda a combatir los síntomas de alergia sin tener que depender de tratamientos convencionales.