Uñas quebradizas

Datos verificados Revisado por médicos

Revisado por la Dra. Brenda G., MD | Escrito por el Equipo Editorial de Menopause Now | Actualizado: 26 marzo, 2020

Damas

¿Sabías qué?

Las uñas crecen más rápido en la mano que se usa con más frecuencia.

De todos los síntomas de la menopausia, los cambios cosméticos pueden ser los más difíciles de manejar, debido a su impacto psicológico. Desafortunadamente, durante esta etapa muchas mujeres sufren de uñas quebradizas, como consecuencia natural de los cambios hormonales que caracterizan al proceso de envejecimiento.

Siga leyendo para obtener más información sobre este síntoma de la menopausia, sus características y causas, así como sobre las diferentes opciones de tratamiento para fortalecer las uñas y devolverles su vitalidad.

Sobre las uñas quebradizas

Cómo crecen las uñas

Para comprender cómo se producen las uñas quebradizas, es necesario conocer el proceso de crecimiento de las uñas. Las uñas de manos y pies crecen desde las raíces, debajo de la piel, desde el semicírculo blanco y delgado en la base de la uña, conocido como lúnula. Allí un grupo de células produce un compuesto llamado queratina, que forma las uñas para proteger los frágiles lechos ungueales.

Cuando el cuerpo está sano, las uñas crecen fuertes y de manera uniforme. Sin embargo, las uñas frágiles, agrietadas o con cambios de color suelen indicar un desequilibrio o enfermedad que está afectando la producción de queratina.

Síntomas de uñas quebradizas

Si una mujer siempre ha tenido uñas fuertes y sanas, es posible que no reconozca los síntomas de uñas quebradizas, entre los cuales destacan los siguientes:

  • Se astillan o rompen fácilmente
  • Se curvan alrededor de la punta del dedo
  • Se secan y agrietan
  • Cambian de color
  • Aparecen ondulaciones en la superficie
  • Se reduce su crecimiento

Siga leyendo para obtener más información sobre las posibles causas de las uñas quebradizas durante la menopausia para aprender cómo fortalecerlas y controlar este síntoma.

Causas de uñas quebradizas

Causas hormonales

Si bien los cambios en la apariencia de las uñas pueden ocurrir por una variedad de razones, una de las principales causas de uñas quebradizas en mujeres de mediana edad son las fluctuaciones hormonales. La frecuencia con que este síntoma se presenta en mujeres que se acercan a la menopausia ha llevado a los profesionales médicos a sospechar de un vínculo entre las fluctuaciones de estrógeno y las uñas quebradizas.

Causas de las uñas quebradizas

Otras causas

Enfermedades que pueden causar uñas quebradizas

  • Anemia
  • Mala circulación
  • Infección
  • Enfermedad del hígado
  • Problemas de tiroides

Junto con las causas hormonales, las deficiencias nutricionales y ciertas enfermedades pueden afectar el crecimiento de las uñas. Determinados nutrientes, tales como vitamina C, calcio, ácido fólico, proteínas, hierro y grasas saludables, ayudan a construir uñas fuertes y saludables, mientras que el estrés y la ansiedad pueden retrasar su crecimiento, provocando uñas frágiles y quebradizas.

Afortunadamente, es fácil tomar medidas para fortalecer las uñas y recuperar su vitalidad.

Tratamiento para uñas quebradizas

Sin importar lo meticulosos que sean los cuidados cosméticos, las uñas quebradizas, astilladas o agrietadas, suelen presentarse con frecuencia durante la perimenopausia. De hecho, las mujeres tienen el doble de probabilidades de experimentar problemas en las uñas que los hombres, y las uñas frágiles y quebradizas afectan a cerca de un tercio de ellas durante su transición hacia la menopausia. Esto se debe a la progresiva disminución en los niveles de estrógeno, un desequilibrio hormonal que puede afectar negativamente la producción de queratina y la hidratación de las uñas.

Afortunadamente, existen diversas opciones de tratamiento para uñas quebradizas, y es perfectamente posible restaurarlas y fortalecerlas.

Tres enfoques de tratamiento para uñas quebradizas

Para fortalecer las uñas y devolverles la salud, las mujeres tiene a su disposición tres niveles de tratamiento: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Terapias alternativas y (3) Medicamentos.

Se recomienda comenzar con el nivel de tratamiento menos riesgoso, los ajustes de estilo de vida, y optar por los medicamentos solo en caso de que las demás opciones no hayan dado resultados.

1

Cambios en el estilo de vida

Este primer enfoque de tratamiento para uñas quebradizas está virtualmente libre de riesgos, aunque requiere de autodisciplina para dar óptimos resultados. En muchos casos, simples ajustes en la rutina diaria suelen ser suficientes para fortalecer las uñas y recuperar el bienestar general.

Dado que las deficiencias nutricionales, combinadas con un desequilibrio hormonal, pueden contribuir a la aparición de uñas quebradizas, es crucial adoptar una dieta balanceada, rica en vitamina B7 (biotina), calcio, ácidos grasos omega-3, hierro y proteínas, además de alimentos ricos en fitoestrógenos, tales como la soya y la linaza. Beber suficiente agua también es esencial, ya que las uñas a menudo se agrietan o se parten cuando no reciben una adecuada hidratación.

Alimentos para uñas saludables

  • Aguacates
  • Yogur
  • Nueces
  • Peces de agua fría
  • Vegetales de hoja

La actividad física regular también es importante porque el ejercicio beneficia tanto al sistema endocrino como a la circulación sanguínea. Una buena circulación permite que el oxígeno y los nutrientes lleguen a todo el cuerpo, incluyendo las yemas de los dedos. Además, practicar yoga y Pilates reduce el estrés, lo que puede contribuir a restaurar uñas frágiles y quebradizas.

Finalmente, es crucial mantener hábitos saludables. Fumar puede reducir la circulación sanguínea, lo cual contribuye a la decoloración de las uñas y las debilita, además de reducir los niveles de estrógeno, lo que puede empeorar este problema.

Además, el excesivo consumo de cafeína y alcohol puede causar deshidratación y afectar el lecho ungueal, provocando resequedad y fragilidad en las uñas. Ciertas actividades manuales, tales como fregar platos, son especialmente dañinas para las uñas; usar guantes de goma puede ayudar a protegerlas.

Si bien realizar cambios en el estilo de vida es una forma saludable de abordar los síntomas de uñas quebradizas, se requiere de mucha paciencia y disciplina para obtener buenos resultados, lo que puede dificultar la puesta en práctica y la continuidad de estas medidas. Por otro lado, aunque la adopción de hábitos saludables (dieta, ejercicio y control de desencadenantes) resulta en una mejora del bienestar general, no trata directamente el desequilibrio hormonal, que es una de las principales causas de uñas quebradizas durante la menopausia. Las terapias alternativas, por otro lado, ya sea solas o como complemento de los cambios en el estilo de vida, constituyen una forma segura y natural para fortalecer las uñas quebradizas.

2

Terapias alternativas

Este nivel de tratamiento para uñas quebradizas ofrece una variedad de opciones. Los suplementos nutricionales y herbales son el método más común, ya que se consiguen con facilidad, además de requerir una menor inversión de tiempo y dinero en comparación con otras terapias alternativas. Los suplementos nutricionales, tales como biotina y vitamina E en aceite, pueden ser necesarios para remediar deficiencias que se manifiestan como síntomas de uñas quebradizas. Algunos suplementos herbales, como la cola de caballo, pueden ayudar a fortalecer las uñas, mientras que otros abordan el desequilibrio hormonal subyacente.

Aceites para aplicar a las uñas quebradizas:

  • Aceituna
  • Jojoba
  • Almendra
  • Coco

Existen dos tipos principales de suplementos herbales que pueden ayudar a equilibrar los niveles hormonales durante la menopausia: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos fitoestrogénicos (p. ej., cohosh negro y ginseng)

Estos suplementos contienen fitoestrógenos, los cuales son compuestos de origen vegetal que imitan los efectos del estrógeno producido por el cuerpo, contribuyendo así al equilibrio hormonal. Sin embargo, no se recomienda usarlos a largo plazo, ya que existe el riesgo de que el cuerpo se acostumbre a las hormonas externas y reduzca su capacidad para producirlas de manera natural, lo que puede causar una disminución general en los niveles de estrógeno.

Suplementos reguladores de hormonas (p. ej., Macafem)

Estos suplementos no contienen ningún tipo de hormonas, pero nutren el sistema endocrino, estimulando la producción constante de hormonas naturales, lo que permite estabilizar los niveles de estrógeno y progesterona, entre otras hormonas. Además, dado que estos suplementos prácticamente carecen de efectos secundarios, pueden usarse de manera segura durante el tiempo que sea necesario.

Una combinación de enfoques (cambios en el estilo de vida y suplementos herbales) suele ser la alternativa más efectiva de tratamiento para uñas quebradizas durante la menopausia. Sin embargo, en casos severos, cuando las uñas han sufrido daño prolongado, la intervención médica puede ser necesaria. No obstante, las mujeres deben ser conscientes de los riesgos asociados a los medicamentos.

Tratamientos para las uñas quebradizas
3

Medicamentos

Este nivel de tratamiento conlleva mayor riesgo y, por lo general, gastos más elevados. En los EE. UU., La terapia de reemplazo hormonal (TRH) ha sido la forma más popular de tratar los diversos síntomas de la menopausia, incluyendo las uñas quebradizas; si bien se trata de una forma rápida y efectiva de equilibrar los niveles hormonales, extensos estudios han demostrado que la TRH implica un alto riesgo de efectos secundarios adversos.

En 2019, investigadores de la Universidad de Oxford publicaron los resultados de un análisis exhaustivo de datos mundiales sobre el vínculo de la TRH con el cáncer de mama. Confirmaron los hallazgos de 2002 de Women's Health Initiative, el ensayo clínico más grande sobre TRH,que se publicaron en JAMA y mostraron que la TRH aumenta el riesgo de cáncer de mama y de ovario, así como de coágulos sanguíneos y accidentes cerebrovasculares. Los resultados, publicados en TheLancet, también mostraron que estos riesgos pueden persistir durante más de una década después de dar por terminada la TRH.1,2

Si una mujer está considerando la TRH como tratamiento para fortalecer las uñas, o para otros síntomas relacionados con la menopausia, es importante que acuda a un médico o endocrinólogo, a fin de que éste le brinde información detallada sobre dicha alternativa y decida si realmente desea optar por ella antes de intentar otros métodos menos invasivos.

Cuando se trata encontrar alivio para las uñas quebradizas, una mujer no tiene que verse obligada a elegir un solo enfoque. De hecho, lo más recomendable es optar por una combinación de ajustes de estilo de vida y suplementos herbales para lograr resultados efectivos de manera completamente natural.