Dolor de cabeza

Por el Equipo Editorial de Menopause Now | Actualizado: 02 diciembre, 2019

Damas

Los dolores de cabeza durante la menopausia pueden incapacitar a las mujeres que los experimentan. La migraña, por ejemplo, es un tipo de dolor de cabeza que generalmente aparece en un lado de la cabeza y aumenta lentamente en intensidad hasta que comienza a latir. A menudo se vuelve lo suficientemente severo como para hacer que la exposición a la luz y al ruido sea insoportable. Los episodios crónicos y severos de dolor de cabeza pueden afectar negativamente la vida de una mujer de varias maneras. Afortunadamente, al comprender mejor el origen de este síntoma, las mujeres pueden encontrar las mejores opciones de tratamiento disponibles en función de sus necesidades individuales.

En las siguientes secciones encontrará información útil sobre el dolor de cabeza, así como sus tipos, causas y opciones de tratamiento.

Acerca del dolor de cabeza

El dolor de cabeza, conocido médicamente como cefalea, puede presentarse de muchas formas. Una migraña, por ejemplo, es un dolor de cabeza recurrente y punzante que generalmente se siente en un lado de la cabeza pero puede ocurrir en ambos lados. Puede durar desde una o dos horas hasta tres días.

Muchas mujeres que ingresan a la perimenopausia, el período de dos a diez años que conduce a la menopausia, comienzan a experimentar más dolores de cabeza que antes. Hay varios tipos de dolores de cabeza que las mujeres pueden experimentar como resultado de las fluctuaciones hormonales típicas en esta etapa de transición.

Síntomas de dolor de cabeza

El dolor de cabeza puede variar desde leve hasta incapacitante, y estar acompañado de síntomas como dolor palpitante en un lado de la cabeza, manos y pies sudorosos, náuseas o sensibilidad extrema a los ruidos y la luz, dependiendo del tipo de cefalea.

El dolor de cabeza también puede causar vómitos, diarrea, dificultad para concentrarse y otros síntomas neurológicos. En el caso de la migraña, puede ir acompañada de visión borrosa.

Tipos de dolores de cabeza

Algunas mujeres pueden experimentar episodios de migraña menstrual. Este tipo de cefalea  está relacionada con variaciones en la producción de hormonas reproductivas, comienza el primer o segundo día de la menstruación y desaparece una vez finalizado el período. Otros tipos de migraña incluyen los siguientes:

Migraña con aura

La precede un fenómeno neurológico (aura), el cual se experimenta visualmente, aproximadamente media hora antes de la aparición del dolor de cabeza. La mayoría de auras se caracterizan por luces brillantes alrededor de objetos o en los bordes del campo visual.

Migraña sin aura

Este es el tipo más común de migraña y puede ocurrir en uno o ambos lados de la cabeza. Es posible experimentar fatiga o cambios de humor 24 horas antes del dolor de cabeza. Otro síntomas que a menudo acompañan a la migraña sin aura son las náuseas, los vómitos y la sensibilidad a la luz.

Otros tipos de dolores de cabeza menos comunes incluyen la carotidinia, la migraña sin dolor y la migraña ocular.

La cefalea tensional es el tipo más común de dolor de cabeza, y afecta al 64% de los hombres y al 88% de las mujeres en algún momento de su vida. Una cefalea tensional generalmente produce dolor difuso, de leve a moderado, en toda la cabeza, y frecuentemente se compara con tener una banda apretada ceñida alrededor del cráneo. Una cefalea tensional también puede causar dolor en la parte posterior del cuello, en la base del cráneo.

El tercer tipo de dolor de cabeza experimentado con mayor frecuencia en mujeres durante la menopausia es la cefalea sinusal que también se conoce como congestión o dolor de cabeza por congestión.

La cefalea sinusal es la inflamación y el bloqueo de los senos paranasales, que son cavidades llenas de aire, ubicadas en los pómulos, la frente y detrás del puente de la nariz. Estas cavidades producen una ligera mucosidad que se drena a través de los canales de la nariz. Cuando un seno nasal se inflama, generalmente como resultado de una reacción alérgica o una infección, se bloquea la salida del moco, causando un dolor similar al de una cefalea.

En las mujeres, particularmente aquellas que se acercan a la menopausia, estos tres tipos de dolores de cabeza pueden atribuirse a la misma causa: el desequilibrio hormonal. Siga leyendo para obtener más información sobre las causas del dolor de cabeza, tanto hormonales como de otra naturaleza.

Causas del dolor de cabeza

Cualquier mujer que se haya visto incapacitada por la migraña menstrual probablemente ya haya hecho la conexión entre este tipo de dolor de cabeza y las hormonas, cuyos niveles aumentan y disminuyen durante la menstruación.

A medida que se acercan a la menopausia, los niveles de estrógeno y progesterona de las mujeres experimentan drásticas fluctuaciones antes de establecerse en un mínimo histórico pasada la menopausia. Se sabe que este desequilibrio hormonal afecta al cerebro de varias maneras, siendo un factor determinante para la aparición de dolores de cabeza.

Tipos de dolores de cabeza relacionados con hormonas

El dolor de cabeza de origen hormonal puede ser causado por una disminución o un incremento en los niveles de estrógeno. Las dramáticas fluctuaciones de esta hormona reproductiva justo antes de la menopausia pueden causar diversos tipos de dolores de cabeza. Muchos médicos creen que altos niveles de estrógeno, por un largo período de tiempo, seguidos por una repentina caída durante la etapa de transición a la menopausia, aumentan el riesgo de experimentar dolores de cabeza, haciendo que esto sean incluso más severos que la migraña menstrual.

Si bien la razón por la cual se piensa que la menopausia produce dolor de cabeza son las fluctuaciones hormonales propias de esta etapa y, aunque las investigaciones no son concluyentes, la mayoría de los investigadores coincide en este síntoma es consecuencia de los efectos del estrógeno y la progesterona en los vasos sanguíneos del cerebro.

El estrógeno hace que los vasos sanguíneos se dilaten, mientras que la progesterona hace que se contraigan. A medida que las hormonas fluctúan, los vasos sanguíneos se ven obligados a expandirse y contraerse, lo que produce dolor de la cabeza. Sin embargo, los diferentes tipos de dolores de cabeza pueden también indicar otras condiciones subyacentes. Siga leyendo para conocer las causas adicionales de dolores de cabeza durante la menopausia.

causas del dolor de cabeza

Otras causas y desencadenantes del dolor de cabeza

Aunque el desequilibrio hormonal es una de las principales causas de dolor de cabeza para las mujeres durante la perimenopausia, existen otros factores que pueden desencadenar o exacerbar una cefalea:

Cuando ver a un doctor

Los siguientes síntomas justifican una visita al médico:

  • Dolor de cabeza más intenso y prolongado que de costumbre.
  • Dolores de cabeza que empeoran progresivamente.
  • Dolores de cabeza que provocan el despertar del sueño.
  • Dolor de cabeza y rigidez en el cuello junto con fiebre alta.
  • Dolor de cabeza acompañado de confusión, mareos o debilidad.

  • Luces brillantes, ruidos fuertes u olores fuertes
  • Estrés, ansiedad o relajación después del estrés
  • Cambios de clima
  • Exceso o abstinencia de alcohol y cafeína
  • Falta o exceso sueño
  • Comidas salteadas o en ayunas

Entre los alimentos que pueden desencadenar dolor de cabeza se encuentran:

  • Nitratos en salchichas y fiambres
  • Glutamato monosódico en comida rápida, comida china y queso parmesano
  • Tiramina en queso añejo, productos de soya, habas, salchichas, pescado ahumado y vino

Continúe leyendo para aprender cómo tratar el dolor de cabeza de la manera más efectiva.

Tratamiento para el dolor de cabeza

Afortunadamente, existen varias opciones de tratamiento para el dolor de cabeza. Si bien muchas mujeres recurren a opciones de venta libre, como la aspirina, para aliviar la cefalea, esto no trata el desequilibrio hormonal que usualmente las desencadenan.

1

Cambios en el estilo de vida

Consejos de manejo para dolores de cabeza:

  • Masaje del cuero cabelludo
  • Controlar el estrés
  • Compresas frías o calientes
  • Un entorno fresco y oscuro.

Este primer enfoque de tratamiento para el dolor de cabeza implica el nivel más bajo de riesgo, pero exige la mayor autodisciplina. Para muchas mujeres, los ajustes simples de estilo de vida ayudan a aliviar los dolores de cabeza y conducen a un mayor bienestar general.

Las dietas ricas en alimentos con fitoestrógenos, tales como la soya, las manzanas, la alfalfa, las cerezas, las papas, el arroz, el trigo y el ñame, pueden ayudar a reducir los síntomas de la menopausia, incluyendo el dolor de cabeza. Además, enriquecer su dieta con vitamina B12, así como disminuir la ingesta de sal y cafeína, puede ayudar a aliviar el dolor de cabeza recurrente.

Implementar una rutina de ejercicio también es esencial. La actividad física ayuda a mejorar el flujo sanguíneo, permitiendo que más oxígeno y nutrientes lleguen al cuero cabelludo, lo que resulta en menos dolores de cabeza. El ejercicio también aumenta la salud general y proporciona muchos otros beneficios, como una baja frecuencia cardíaca en reposo.

Finalmente, es importante moderar o eliminar los malos hábitos. Fumar tabaco contrae los vasos sanguíneos, lo que a menudo provoca dolor de cabeza. El consumo de alcohol es otro desencadenante común de cefalea. También es esencial dormir bien todas las noches.

Aunque realizar ajustes en el estilo de vida puede ser una forma saludable de combatir el dolor de cabeza recurrente, la mayoría de estas medidas no abordan el desequilibrio hormonal, una de las principales causas de dolor de cabeza durante la perimenopausia.

2

Terapias alternativas

Este enfoque abarca diversas posibilidades de tratamiento. Los suplementos herbales son el método más popular, dado fácil disponibilidad y menor costo en comparación con otros tratamientos.

Otras alternativas

  • Masaje terapéutico
  • Biorretroalimentación
  • Aromaterapia

Existen dos tipos de los suplementos herbales que abordan el desequilibrio hormonal: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos fitoestrogénicos

Estos suplementos, como el dong quai y el cohosh negro, funcionan gracias su contenido de fitoestrógenos, los cuales son compuestos de origen vegetal similares al estrógeno que el cuerpo produce de manera natural, y pueden compensar la deficiencia de esta hormona por un tiempo. Sin embargo, el uso de hormonas externas eventualmente puede disminuir la capacidad del cuerpo para producir las naturales, por lo cual no se recomienda su uso a largo plazo.

Suplementos reguladores de hormonas

En lugar de usar hormonas externas, los suplementos reguladores, como Macafem, proporcionan los nutrientes necesarios para que el sistema endocrino pueda producir hormonas en cantidades adecuadas, lo que permite equilibrar los niveles de estrógeno y progesterona. Estos suplementos naturales pueden tomarse por tiempo prolongado sin riesgo de efectos secundarios.

La combinación de los dos primeros enfoques, ajustes de estilo de vida y terapias alternativas, a menudo es una forma efectiva de tratamiento para el dolor de cabeza. Sin embargo, en casos extremos, cuando la intensidad de los dolores de cabeza no responde a estos dos enfoques e interfiere con la vida diaria, puede ser necesario tomar medicamentos recetados. Sin embargo, los riesgos asociados con este último enfoque deben evaluarse cuidadosamente y es necesario  acudir a un médico especialista antes de comenzar cualquier tratamiento farmacológico.

3

Opciones farmacológicas

Muchas mujeres toman aspirina, ibuprofeno o acetaminofén cuando se produce un dolor de cabeza. Sin embargo, estos medicamentos de venta libre no ayudarán con la cefalea causada por fluctuaciones hormonales. Las intervenciones en este tercer nivel implican mayor riesgo y, a menudo, costos más altos. La opción farmacológica más común para el tratamiento de dolores de cabeza durante la perimenopausia es la terapia de reemplazo hormonal (TRH). Aunque esta puede ser una forma rápida y efectiva de combatir el desequilibrio hormonal, desafortunadamente conlleva graves efectos secundarios y aumenta el riesgo de diferentes tipos de cáncer entre las mujeres.

Otras alternativas farmacológicas de tratamiento para el dolor de cabeza son los analgésicos recetados o medicamentos anticonvulsivos, aunque solo en casos severos. Por lo tanto, es indispensable que converse con su médico antes de recurrir a estos fármacos.

Estos tres niveles de tratamiento no son mutuamente excluyentes; se pueden usar en conjunto, según sea necesario, para tratar los síntomas de dolor de cabeza. Sin embargo, un número creciente de mujeres está descubriendo que una combinación de cambios en el estilo de vida y terapias alternativas es la opción más segura y efectiva de aliviar los dolores de cabeza durante la etapa de transición hacia la menopausia.

como combatir el dolor de cabeza