Trastorno de pánico

Datos verificados

Por el Equipo Editorial de Menopause Now | Actualizado: 20 agosto, 2020

Damas

El trastorno de pánico durante la menopausia puede convertirse en un síntoma muy debilitante para muchas mujeres. A veces, sin razón aparente, el ritmo cardíaco de una mujer aumenta, su respiración se acelera, comienza a transpirar y experimenta una oleada de energía, como si su instinto de "lucha o huida" se hubiese activado. Las fluctuaciones hormonales que ocurren durante la menopausia pueden producir una variedad de síntomas físicos y psicológicos, tales como ataques o crisis de pánico, que son la manifestación del trastorno de pánico.

Para saber cómo superar los ataques de pánico, así como para prevenir su aparición, es necesario comprender su origen y características. A continuación se detallan las causas, síntomas y opciones de tratamiento para el trastorno de pánico.

Qué es el trastorno de pánico

Acerca de

¿Sabías qué?

El trastorno de pánico afecta a cerca de 6 millones de adultos estadounidenses, y es dos veces más común en mujeres que en hombres.

Uno de los tipos más comunes entre los trastornos de ansiedad, el trastorno de pánico se caracteriza por episodios inesperados y repetidos de miedo intenso acompañados de síntomas físicos que pueden incluir dolor en el pecho, palpitaciones del corazón, dificultad para respirar, mareos o dolor de estómago. Estos episodios a menudo se denominan "ataques de pánico" y a menudo pueden parecerse a un ataque cardíaco. Pueden ocurrir en cualquier momento y sin razón aparente, pero con mayor frecuencia se desencadenan debido a eventos o pensamientos específicos, como tomar un elevador o conducir. Un ataque de pánico puede llegar ser tan intenso que algunas personas asocian el lugar donde ocurrió por primera vez con futuros ataques y se niegan a volver allí.

Síntomas de trastorno de pánico

Entre los síntomas de los ataques de pánico, existen algunos bastante comunes, que pueden ayudar a las mujeres a identificarlos en el momento en que ocurren. Muchos de los síntomas de pánico que se describen a continuación alcanzan su punto máximo y comienzan a disiparse dentro de los 10 minutos posteriores a su inicio, pero otros pueden permanecer por más tiempo. Los síntomas más comunes del trastorno de pánico son:

Síntomas de trastorno de pánico
Continúe leyendo para conocer las causas de los ataques de pánico.

Causas

Es difícil determinar con exactitud las causas de los ataques de pánico porque suelen existir muchos factores involucrados, como problemas emocionales y físicos, además de eventos traumáticos. Sin embargo, debido a que las mujeres tienen el doble de probabilidades de sufrir trastorno de pánico que los hombres, especialmente durante momentos específicos, como el síndrome premenstrual, el embarazo y la menopausia, muchos investigadores creen que las fluctuaciones hormonales son la causa subyacente más común.

Durante la menopausia, la producción de estrógeno y progesterona fluctúa, lo que tiene un efecto importante en el estado de ánimo y el cuerpo. Los cambios en los niveles de estas hormonas reproductivas pueden influir en la aparición del trastorno de pánico durante la menopausia.

El estrógeno inhibe la producción de la "hormona del estrés", el cortisol. Cuando la producción de estrógenos disminuye, los niveles de cortisol aumentan, elevando la presión arterial y el azúcar en la sangre, generando las condiciones para el trastorno de pánico. El estrógeno también tiene un efecto importante en la serotonina, un neurotransmisor responsable de equilibrar el estado de ánimo. La caída en la producción de serotonina, que acompaña a los bajos niveles de estrógeno durante la menopausia, provoca un estado de ánimo inestable, dando como resultado síntomas de ataques de pánico y ansiedad.

Por otro lado, la reducción en los niveles de progesterona también contribuye crear condiciones favorables para el trastorno de pánico. Se ha demostrado que la progesterona tiene un efecto calmante y calmante sobre el cerebro, por lo que los niveles bajos de esta hormona pueden hacer que las mujeres sean más susceptible a la ansiedad.

Causas de trastorno de pánico

Otras causas del trastorno de pánico

Factores de riesgo para el trastorno de pánico

  • Genética. Un historial familiar de enfermedades mentales pondrá a las mujeres en mayor riesgo de trastorno de pánico durante la menopausia.
  • Química cerebral. Los eventos traumáticos o simplemente una sensibilidad inusual pueden hacer que algunas mujeres sean más receptivas a los cambios que ocurren en sus cuerpos durante la menopausia, lo que significa que tienen mayor propensión a experimentar las causas de los ataques de pánico descritas anteriormente.
  • Factores medioambientales. Un horario de trabajo estresante, una muerte en la familia, la nicotina y los malos patrones de sueño pueden conducir al trastorno de pánico.

Durante la menopausia, los cambios hormonales descritos anteriormente dejan a las mujeres aún más susceptibles a otras causas de los ataques de pánico, las cuales pueden relacionarse con su estilo de vida, así como con eventos particularmente estresantes o traumáticos.

Entre los factores que pueden propiciar la aparición del trastorno de pánico durante la menopausia se encuentran:

Cafeína

La cafeína es estimulante y, si se consume en exceso, puede causar nerviosismo.

Pesimismo

Interpretar incluso cosas menores de forma negativa o catastrófica puede desencadenar el sistema nervioso y provocar un ataque de pánico.

Cambio de roles

Durante la menopausia, la vida de una mujer puede cambiar tan rápidamente como su cuerpo. En el caso de muchas mujeres, los hijos se van de casa, los padres se enferman y pueden ocurrir otros eventos traumáticos, como la muerte de un cónyuge o familiar. Todos estos factores también pueden conducir a la aparición del trastorno de pánico.
Continúe leyendo para obtener más información sobre las opciones de tratamiento para el trastorno de pánico.

Tratamientos

Para tratar el trastorno de pánico de la manera más saludable posible, es importante explorar opciones de tratamiento que aborden la raíz del problema sin inducir efectos secundarios dañinos. Es por ello que generalmente se recomienda comenzar con sencillos  ajustes de estilo de vida, para luego pasar a terapias alternativas y, si nada más parece estar funcionando, optar por medicamentos para aliviar los síntomas.

Los cambios en el estilo de vida son la forma menos molesta de tratar el trastorno de pánico. Una mujer que sufre de trastorno de pánico debe primero asegurarse de que su dieta sea saludable y tenga los nutrientes esenciales adecuados. También es una buena idea asegurarse de que esté haciendo el ejercicio adecuado y durmiendo las siete a ocho horas necesarias por noche.

Las terapias alternativas son el siguiente paso en el camino hacia el alivio de los síntomas del trastorno de pánico. Suelen incluir vitaminas y suplementos a base de hierbas. Es importante entender que existen algunos remedios naturales que tratarán los síntomas, pero no la causa subyacente. Dado que los ataques de pánico son provocados principalmente por el desequilibrio hormonal que ocurre durante la menopausia, lo ideal es buscar hierbas que ayuden a estimular la producción natural de hormonas. Otras terapias alternativas que pueden ayudar a aliviar el trastorno de pánico son la meditación o el masaje.

Tratamientos para el trastorno de pánico

Por último, para las mujeres que experimentan severos ataques de pánico, los medicamentos pueden ser la mejor opción. Es importante consultar a un profesional de la salud antes de iniciar un tratamiento con fármacos. Aunque para algunas mujeres los medicamentos pueden ser la única forma de obtener alivio, es importante saber que pueden tener efectos secundarios.

En el siguiente enlace podrá conocer las mejores opciones de tratamiento para el trastorno de pánico, que comienzan con cambios en el estilo de vida, para luego seguir con terapias alternativos y, finalmente, si esas opciones no parecen ayudar, medicamentos recetados. Los tratamientos más efectivos para los ataques de pánico leves a moderados suelen combinar cambios en el estilo de vida y medicinas alternativas.