Osteoporosis

Por el Equipo Editorial de Menopause Now | Actualizado: 27 febrero, 2020

Damas

La osteoporosis es quizás el síntoma más grave de la menopausia porque puede conducir a problemas de salud más serios, tales como dolor de espalda crónico y fracturas de huesos. La osteoporosis pone en peligro la salud física de una mujer, principalmente porque, debido su lento desarrollo, suele pasar desapercibida hasta que ocurre una fractura.

Aproximadamente el 33% de las mujeres mayores de 50 años experimentan fracturas óseas como resultado de la osteoporosis. Las fluctuaciones hormonales que aparecen en la premenopausia (etapa que precede a la menopausia) y los niveles hormonales permanentemente bajos de la postmenopausia juegan un papel importante en el inicio de la osteoporosis.

Existen alternativas de tratamiento disponibles, pero primero es importante comprender la osteoporosis para saber cómo prevenirla y tratarla. Continúe leyendo para obtener información sobre las causas y síntomas de osteoporosis, así como sobre los factores de riesgo asociados con esta enfermedad, consejos de prevención y opciones de tratamiento.

Qué es osteoporosis

Acerca de la osteoporosis

"Osteoporosis" es una palabra de origen griego que significa "hueso poroso", y designa a una enfermedad que debilita la estructura ósea, aumentando el riesgo de fracturas repentinas. Una característica distintiva de la osteoporosis es la disminución significativa de la masa ósea y la fuerza. A menudo progresa sin presentar ningún dolor u otros síntomas. Por lo general, la osteoporosis no se descubre hasta que los huesos debilitados causan fracturas dolorosas, usualmente en la espalda o las caderas.

Un aspecto desafortunado de la enfermedad es que una vez que se produce una fractura osteoporótica, se incrementa el riesgo fracturas adicionales. Otra estadística alarmante: hasta el 80% de los pacientes con osteoporosis son mujeres. La enfermedad también afecta a los hombres, pero de manera más tardía y a un ritmo drásticamente más bajo que a las mujeres. Esto se debe a que los hombres generalmente tienen huesos más fuertes y voluminosos que no pierden su masa tan fácilmente.

Debido a que las mujeres son más susceptibles a desarrollar osteoporosis, deben tener mayor cuidado para prevenir o tratar la enfermedad.

Calcio y huesos sanos

Un 99% del calcio que se consume se almacena en los huesos y los dientes. Al igual que las demás partes del cuerpo, los huesos se regeneran continuamente, perdiendo células y creando otras nuevas. A medida que crecen, los huesos dependen del calcio para construir una densidad ósea adecuada. Más adelante en la vida, se produce una pérdida de masa ósea, donde la cantidad de células perdidas supera la cantidad de células nuevas generadas. El calcio es necesario durante la adolescencia y la edad adulta, cuando los huesos crecen más, pero también más tarde en la vida, para retener la mayor cantidad de masa ósea posible. A continuación encontrará información sobre las cantidades recomendadas de ingesta de calcio por día y algunos alimentos con alto contenido de este mineral esencial.

Recomendaciones de calcio

  • Niños de 1 a 3 años: 500 mg
  • Niños de 4 a 8 años: 800 mg
  • Jóvenes de 9 a 18 años: 1,300 mg
  • Adultos de 19 a 50 años: 1,000 mg
  • Adultos mayores de 51 años: 1,200 mg

Alimentos ricos en calcio

  • Productos lácteos
  • Leche de soya y arroz
  • Col china
  • Higos secos
  • Espinacas cocidas

Síntomas de osteoporosis

Uno de los principales problemas con el inicio de la osteoporosis es que muchas personas que comienzan a desarrollarla no saben que están afectadas hasta que una fractura ósea revela la debilidad de sus huesos. Esa es la razón por la cual es importante adoptar un enfoque proactivo contra esta enfermedad. Los síntomas suelen aparecer tardíamente, cuando quedan pocas opciones de recuperar una saludable densidad ósea. A continuación se presentan los síntomas de osteoporosis más comunes:

Síntomas comunes de osteoporosis

  • Pérdida de altura como resultado de una columna vertebral debilitada.
  • Facturas óseas, especialmente en la cadera.
  • Dolor y sensibilidad en los huesos, principalmente del cuello, la columna y la espalda baja.
  • Uñas débiles y quebradizas.
  • Enfermedad periodontal, pérdida de piezas dentales.
  • Deformidades de la columna, como postura encorvada, caracterizada por una curva externa en la parte superior de la espalda.

Causas de la osteoporosis

La osteoporosis está inextricablemente vinculada a las hormonas. Por esta razón, las mujeres representan aproximadamente el 80% de la población afectada por osteoporosis; un gran porcentaje de ellas ha ingresado a la menopausia y experimenta las fluctuaciones hormonales asociadas con esta etapa de la vida. El estrógeno, una hormona reproductiva esencial para diversas funciones corporales, incluyendo la regeneración ósea, reduce paulatinamente su producción en la perimenopausia, alcanzando niveles históricamente bajos al llegar la menopausia y la postmenopausia, lo que supone un incremento mucho mayor en el riesgo de desarrollar osteoporosis.

Estrógeno y osteoporosis

Los niveles de  estrógeno disminuyen drásticamente durante la perimenopausia y la postmenopausia, comenzando aproximadamente a los 45 años. Los niveles de estrógeno en las mujeres que ya han alcanzado la postmenopausia son aproximadamente una décima parte de la cantidad presente durante la premenopausia, que es la etapa fértil en la vida de una mujer. Por esta razón, quienes se acercan a la menopausia y aquellas que ya la han superado tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar osteoporosis y sufrir fracturas óseas como resultado.

Sin niveles adecuados de estrógeno, los huesos no pueden absorber las cantidades calcio suficiente para equiparar su velocidad de regeneración al ritmo de pérdida de células óseas, lo que reduce su densidad, causando osteopenia y aumentando el riesgo de osteoporosis.

¿Sabías qué?

La testosterona es la hormona responsable de la densidad ósea en los hombres.

El efecto más importante del estrógeno sobre la osteoporosis parece ser la prevención del deterioro de los huesos, conocido como resorción ósea. Los huesos sanos requieren un equilibrio de osteoclastos (células que descomponen los huesos) y osteoblastos (células que producen hueso nuevo). A medida que disminuyen los niveles de estrógeno, los osteoclastos viven más que sus contrapartes, los osteoblastos. Esto lleva a que los huesos se deterioren a un ritmo más rápido del que requieren para regenerarse, lo que hace que se debiliten y se vuelvan frágiles.

Causas de la osteoporosis

Otras causas

Una de las principales causas de la osteoporosis en mujeres que superan los 50 años es la disminución en la producción de hormonas reproductivas, particularmente estrógeno. Sin embargo, hay otras causas que deben explorarse para tener una comprensión integral de esta grave enfermedad ósea. Entre las otras posibles causas de la osteoporosis se incluyen las siguientes:

  • Medicamentos. Algunos fármacos pueden reducir la capacidad regenerativa de los huesos. Entre los medicamentos que pueden causar osteoporosis se encuentran los glucocorticoides, la prednisolona, dosis excesivas de reemplazo de la hormona tiroidea (generalmente tiroxina), los anticoagulantes (como la heparina) y ciertos anticonvulsivos.

  • Insuficiente crecimiento óseo en la adolescencia. Los huesos que no recibieron suficiente calcio en sus primeros años de vida tienen una mayor probabilidad de desarrollar osteoporosis y fracturarse, a medida que los niveles de estrógeno comienzan a disminuir.

  • Factores genéticos. Si otros miembros de la familia, especialmente la madre, han sufrido osteoporosis, la probabilidad de que una mujer desarrolle la enfermedad aumenta drásticamente. La genética también ayuda a determinar el tipo de cuerpo más propenso a la osteoporosis. Las mujeres pequeñas y delgadas suelen tener mayor probabilidad de desarrollar esta enfermedad ósea.

Factores de riesgo de osteoporosis

Algunas personas son más susceptibles a desarrollar osteoporosis que otras. Algunos factores de riesgo, como el peso, pueden ser monitoreados, mientras que otros, como los antecedentes familiares, no pueden ser controlados.

Factores incontrolables de riesgo de osteoporosis

Años

La osteoporosis se vuelve mucho más común a medida que las mujeres envejecen, especialmente pasados los 50 años.

Sexo

La osteoporosis es más común en mujeres que en hombres. Alrededor de cuatro de cada cinco pacientes con osteoporosis son mujeres. Aquellas que se acercan a la menopausia o ya han alcanzado la postmenopausia son aún más susceptibles debido a la disminución de los niveles de estrógeno, una hormona necesaria para la regeneración ósea.

Historia familiar

Las investigaciones científicas sugieren que la genética juega un papel importante en la osteoporosis. Quienen han tenido madres con osteoporosis corren mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Raza y etnia

Si bien la osteoporosis afecta a todas las razas y etnias, las personas caucásicas, al igual que aquellas con ascendencia asiática o latina, tienen más probabilidades de desarrollar osteoporosis que las de ascendencia africana.

Historia de huesos rotos

Las personas que se han roto uno o más huesos durante su edad adulta tienen un mayor riesgo de osteoporosis. De hecho, es posible que ya hayan tenido baja densidad ósea al momento de experimentar esas fracturas.

Enfermedades y condiciones de salud

Las siguientes son algunas enfermedades y condiciones de salud que aumentan el riesgo de desarrollar osteoporosis: menopausia prematura, trastornos de la sangre y la médula ósea, trastornos alimentarios, gastrectomía, procedimientos de derivación gastrointestinal, esclerosis múltiple, síndrome post-polio, artritis reumatoide, enfermedad hepática grave, lesiones de la médula espinal y accidente cerebrovascular.

Factores controlables de riesgo de osteoporosis

Los siguientes factores de riesgo relacionados con hábitos poco saludables pueden minimizarse realizando sencillos ajustes en el estilo de vida:

¿Sabías qué?

En mujeres mayores de 45 años, la osteoporosis representa más días en el hospital que otras enfermedades, tales como diabetes, infarto de miocardio y cáncer de seno.

  • Estilo de vida inactivo. Las personas que están postradas, mayormente inactivas o no hacen ejercicio tienen mayor riesgo de desarrollar osteoporosis.

  • Tabaquismo. Fumar es malo para los huesos en muchos sentidos, principalmente porque reduce los niveles de estrógeno.

  • Abuso de alcohol. Beber alcohol en exceso puede reducir la formación de hueso. Las personas que beben demasiado no obtienen suficiente calcio, ya que el alcohol afecta el proceso de absorción de calcio en el cuerpo.

Aunque beber demasiado es malo para la salud general, el alcohol en pequeñas cantidades no parece dañar la salud ósea. Esto generalmente significa no beber más de dos tragos al día.

Diagnóstico de osteoporosis

La única forma de determinar si una persona tiene osteoporosis es con una prueba llamada exploración de densidad ósea (DXA o DEXA), la cual registra la cantidad de minerales en los huesos. Este escaneo requiere el uso de una maquinaria grande y debe realizarse en un hospital o consultorio médico calificado, con el equipo de protección adecuado.

La densidad ósea se mide en una escala de puntos, llamada puntaje T. Una  puntuación T -1 o superior indica una densidad ósea normal. Si el puntaje T de una persona mide entre -1 y -2.5, probablemente se le diagnosticará osteopenia, una ligera pérdida de masa osea que constituye una forma leve de osteoporosis. Una puntuación T de menos de -2.5 indica claramente osteoporosis.

Factores de riesgo de osteoporosis

Afortunadamente, los controles tempranos permiten detectar los primeros signos de esta enfermedad osea y tomar médidas para prevenir el desarrollo de osteoporosis.

Prevención de la osteoporosis

La mejor manera de evitar las fracturas dolorosas y debilitantes que vienen con la osteoporosis es prevenir el desarrollo de esta enfermedad ósea. Si bien es mejor comenzar con estas medidas a una edad más temprana, existen formas de aumentar la masa ósea, o al menos retrasar el deterioro de los huesos durante la transición hacia la menopausia, antes de que la osteoporosis se convierta en un problema. Los siguientes consejos pueden ser de utilidad para prevenir el desarrollo de la osteoporosis:

Estadísticas

Una pérdida del 10% de masa ósea en las vértebras puede duplicar el riesgo de fracturas en esa zona. Por otro lado, la misma cantidad de pérdida de masa ósea en la cadera puede incrementar el riesgo de fractura en más del doble.

  • Consumir la cantidad apropiada de calcio
  • Asegurarse de obtener suficiente vitamina D
  • Realizar el ejercicio físico adecuado
  • Evitar beber alcohol en exceso
  • Dejar de fumar
  • Mantener un peso saludable

Prevenir caídas

Más del 90% de las fracturas de cadera están asociadas con la osteoporosis. Nueve de cada diez fracturas de cadera en estadounidenses mayores son el resultado de una caída. La mayoría de caídas le ocurren a mujeres en sus hogares por la tarde.

Los datos anteriores muestran cuán importante es tener cuidado para evitar caídas, especialmente después después de los 50 años, cuando la osteoporosis es más común en las mujeres. Los siguientes consejos pueden ayudarla a prevenir caídas:

  • Uso de zapatos cómodos y planos.
  • Uso de anteojos con la medida correcta y revisiones oculares periódicas.
  • Evitar alfombras sin base antideslizante o cables eléctricos sueltos; reparar secciones rotas del piso.
  • Asegurarse de que la casa esté bien iluminada.
  • Tener cuidado al tomar pastillas para dormir y sedantes, ya que la somnolencia que provocan aumenta el riesgo de tropiezos y caídas.
  • Si tiende a experimentar mareos o tiene alto riesgo de caídas debe hablar con su médico acerca de cómo sus medicamentos podrían afectar su estabilidad.
  • Si se levanta con frecuencia para ir al baño durante la noche debe considerar el uso de un orinal; de lo contrario, deje algunas luces encendidas y asegúrese de que la ruta desde la cama al baño sea segura y libre de elementos que puedan causar una caída.
Prevención de la osteoporosis

Tratamiento para la osteoporosis

Al explorar las alternativas de tratamiento para la osteoporosis, es importante comenzar con los métodos menos invasivos, con la menor probabilidad de efectos secundarios. Esto significa que una combinación de ajustes de estilo de vida y terapias alternativas es el mejor punto de partida. En casos graves de osteoporosis se considera el uso de medicina convencional, luego de evaluar posibles efectos secundarios.

Tres enfoques de tratamiento para osteoporosis

El tratamiento para la osteoporosis considera tres enfoques: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Terapias alternativas y (3) Opciones farmacológicas, los cuales se pueden combinar, según sea necesario, dependiendo de cada caso individual.

1

Cambios en el estilo de vida

Obtener cantidades adecuadas de calcio, a través de alimentos o suplementos, es extremadamente importante para prevenir y tratar la osteoporosis. La vitamina D también es crucial para tener huesos fuertes porque contribuye a la absorción de calcio en los huesos. En el siguiente cuadro se muestran las cantidades recomendadas de calcio y vitamina D que una mujer debe consumir todos los días según su edad:

Dosis diaria recomendada de calcio según la edad

  • 50+: 1,200 mg
  • 19-50 años: 1,000 mg
  • 9-18 años de edad: 1,300 mg

Dosis diaria recomendada de vitamina D según de edad

  • 71+: 15 µg (600 UI)
  • 51-70: 10 µg (400 UI)
  • 19-50: 5 µg (200 UI)

Además, es recomendable consumir verduras de hoja verde (col verde, col china, col rizada, etc.), brócoli, linaza, zanahorias ligeramente cocidas, calabaza, batatas, avena, trigo, salmón y otros pescados, tofu enriquecido con sulfato de calcio, salsa de tomate, nueces y jugo de uva.

Otra buena forma de recuperar la masa ósea y detener el avance de la osteoporosis es realizar entrenamiento de fuerza. El entrenamiento físico con carga de peso, como caminar, trotar, saltar la cuerda, subir escaleras, flexiones y otros ejercicios de impacto hacen que los huesos soporten el peso del cuerpo y ayudan a mantener los huesos fuertes.

Alimentos para combatir la osteoporosis

Los alimentos son ricos en calcio, tales como el yogur, la leche descremada, la harina de soya y el jugo de naranja son  buenos para evitar la osteoporosis o retrasar su progresión.

Mantener hábitos saludables también puede reducir el riesgo o la gravedad de la osteoporosis. Evitar el alcohol y los cigarrillos contribuirá en gran medida a disminuir la pérdida de masa ósea, ya que ambas sustancias aceleran la pérdida de masa ósea. Fumar reduce la cantidad de estrógeno y el alcohol dificulta la absorción de calcio. Reducir el riesgo de caerse usando zapatos de suela plana y evitar superficies resbaladizas puede ayudar a prevenir fracturas si la osteoporosis ya se ha establecido.

Aunque los cambios en el estilo de vida son una forma saludable de tratar la osteoporosis, pueden ser difíciles de poner en práctica. Además, no abordan de manera directa el desequilibrio hormonal que es una de las principales causas de la osteoporosis. Sin embargo, los suplementos herbales pueden equilibrar los niveles hormonales de manera segura y efectiva.

2

Terapias alternativas

Este enfoque de bajo riesgo abarca diversas opciones, aunque los suplementos de hierbas son la preferida, ya que contribuyen a equilibrar los niveles de estrógeno. Otras terapias alternativas tienden a requerir una mayor inversión de tiempo y dinero, o simplemente son ineficaces.

Existen dos tipos de suplementos herbales para equilibrar los niveles hormonales: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos fitoestrogénicos

Suplementos de hierbas, como cohosh negro, contienen compuestos vegetales similares al estrógeno humano, conocidos como fitoestrógenos. Si bien consumir este tipo de suplementos es una buena forma de equilibrar los niveles de estrógeno, su uso a largo plazo no se recomienda, ya que pueden afectar la capacidad del cuerpo para producir hormonas reproductivas, y eventualmente causar una mayor disminución.

Suplementos reguladores de hormonas

Suplementos como Macafem no contienen ningún tipo de hormonas, pero nutren y estimulan las glándulas endocrinas, promoviendo óptimos niveles hormonales. En última instancia, esto conduce a un equilibrio endocrino, no solo de estrógeno sino también de otras hormonas. Estos suplementos se consideran seguros porque tienen poco o ningún efecto secundario y son completamente naturales.

Una combinación de estos dos enfoques (cambios en el estilo de vida y suplementos herbales) es a menudo la forma más efectiva de tratamiento para la osteoporosis. Sin embargo, si la osteoporosis ha progresado significativamente, puede ser necesario un tratamiento médico, no sin antes evaluar los riesgos asociados con este tipo de intervenciones.

Tratamiento para la osteoporosis
3

Opciones farmacológicas

Este último enfoque conlleva el mayor riesgo y generalmente también es el más costoso. Sin embargo, suele ser necesario en casos graves de osteoporosis.

Medicamentos reguladores de hormonas

El medicamento más común para tratar la osteoporosis es la terapia de reemplazo hormonal (TRH). Aunque se trata de una forma rápida y efectiva de reponer los niveles de estrógeno, también aumenta el riesgo de ciertas enfermedades, y sus graves efectos adversos deben ser cuidadosamente considerados antes de iniciar el tratamiento.

En 1991, los Institutos Nacionales de Salud lanzaron un nuevo estudio para investigar los pros y los contras de la TRH, la Iniciativa de Salud de la Mujer. Sin embargo, el estudio se detuvo 11 años después, cuando se descubrió que el uso de hormonas artificiales aumenta el riesgo de cáncer de mama, cáncer de ovario, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Otros medicamentos

Otros medicamentos que también se emplean en el tratamiento para la osteoporosis son: los bifosfonatos, que disminuyen la pérdida de masa ósea, y la teriparatida, que estimula la formación de hueso. Se pueden tomar por vía oral o recibir con menos frecuencia como inyecciones. Antes de comenzar medicamentos para la osteoporosis, es crucial hablar con médico especialista. Cuando se trata de la salud ósea, la prevención es clave.

Estos tres enfoques pueden usarse por separado o combinarse según sea necesario. Cada vez más mujeres descubren que una combinación de cambios en el estilo de vida y medicamentos alternativos es el mejor medio para prevenir y tratar la osteoporosis.