Problemas digestivos

Por el Equipo Editorial de Menopause Now | Actualizado: 18 junio, 2020

Damas

El funcionamiento del sistema digestivo es un gran indicativo de la salud general. Muchas mujeres que inician la perimenopausia, que son los años previos a la menopausia, comienzan a experimentar problemas digestivos, los cuales no solo pueden ser bastante molestos, sino también conducir a trastornos gastrointestinales más graves.

El desequilibrio hormonal durante la perimenopausia es una de las principales causas de problemas digestivos en mujeres de 45 a 55 años. Afortunadamente, existen tratamientos que pueden estabilizar los niveles hormonales y aliviar los síntomas. Continúe leyendo para conocer más sobre los problemas digestivos en la menopausia, sus causas y opciones de tratamiento.

Qué son los problemas digestivos

Acerca de los problemas digestivos

Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de desarrollar problemas digestivos. También conocidos como trastornos gastrointestinales o disbiosis, los problemas digestivos pueden presentarse en muchas formas, tales como estreñimiento, diarrea y distensión estomacal, cada una de las cuales guarda relación con la absorción y descomposición de los alimentos. Debido a que se trata de complejas funciones corporales, pueden surgir problemas en cualquier parte del proceso digestivo.

Cómo funciona el sistema digestivo

La digestión involucra la participación de determinadas enzimas que descomponen los alimentos, ayudando a su desplazamiento a lo largo del tracto digestivo. La digestión comienza en la boca, con el acto de masticar y tragar, y se completa en el intestino delgado, desde donde las heces, que son los residuos del proceso anterior, pasan al colon para ser eliminadas.

Después de ser ingeridos, los alimentos (tanto sólidos como líquidos) pasan al estómago, donde se mezclan con las enzimas digestivas que los descomponen. Este contenido pasa al intestino delgado, donde los nutrientes se absorben lentamente. Posteriormente, los residuos se mueven hacia el intestino grueso y el colon, en donde se almacenan para luego ser expulsados como heces.

Síntomas de problemas digestivos

Existe una gran variedad de síntomas de problemas digestivos que pueden indicar diferentes causas. A continuación se muestran algunos de los más comunes:

  • Cólicos estomacales
  • Hinchazón
  • Gases
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Una falsa urgencia por defecar
Síntomas de problemas digestivos

Causas de problemas digestivos

Aunque existen muchos potenciales orígenes para los trastornos gastrointestinales, el desequilibrio hormonal es una de las principales causas de problemas digestivos durante la perimenopausia. A medida que el cuerpo de una mujer se prepara para finalizar su etapa fértil, la producción de estrógeno y progesterona fluctúa y disminuye gradualmente. Ambas hormonas regulan muchas funciones en el cuerpo, por lo que su desequilibrio produce una serie de síntomas, incluyendo problemas digestivos.

Causas hormonales de problemas digestivos

El cortisol es una hormona producida por la glándula adrenal y está involucrada en las respuestas al estrés. Cuando se produce en exceso crea problemas digestivos, entre otras reacciones adversas, como la ansiedad. El desequilibrio hormonal propio de la menopausia puede ocasionar un incremento en los niveles de cortisol.

El estrógeno es una hormona reproductiva cuyas fluctuaciones afectan los niveles de cortisol. Cuando la producción de estrógeno es demasiado baja, aumenta la cantidad de cortisol, lo que causa un incremento en la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre, al tiempo que se ralentiza la liberación de ácido estomacal y el desplazamiento del bolo alimenticio hacia el intestino delgado. Esto puede provocar síntomas de problemas digestivos, como gases, hinchazón y estreñimiento.

Causas de problemas digestivos

Otras causas de problemas estomacales

Existen varias posibles causas de problemas digestivos que van más allá de las fluctuaciones hormonales, entre las cuales se incluyen las siguientes:

Factores controlables

  • Tomar antibióticos
  • Consumir drogas y alcohol
  • Exponerse a toxinas ambientales
  • No masticar la comida lo suficiente
  • Fumar
  • Vida sedentaria

Deficiencias alimenticias

  • Exceso de alimentos procesados
  • Falta de fibra en la dieta
  • Alergias alimentarias
  • Demasiada comida grasosa

Factores de riesgo incontrolables

  • Depresión     
  • Edad
  • Genética

Tratamiento para problemas digestivos

Debido a que los problemas digestivos en la menopausia a menudo están relacionados con el desequilibrio endocrino, pueden remediarse fácilmente regulando los niveles hormonales. A continuación se describen los tres enfoques para tratar la disbiosis durante la menopausia.

Tres enfoques de tratamiento para problemas digestivos

El tratamiento para problemas digestivos durante la menopausia considera tres enfoques: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Terapias alternativas y (3) Opciones farmacológicas, los cuales se pueden combinar, según sea necesario, dependiendo de cada caso individual.

En general, se recomienda comenzar con cambios en el estilo de vida, la forma de tratamiento menos riesgosa, que puede complementarse con terapias alternativas. Si estos dos primeros enfoques resultan insuficientes, los medicamentos constituyen un último recurso, siempre considerando las posibles consecuencias adversas de este tipo de intervención.

1

Cambios en el estilo de vida

Este primer enfoque de tratamiento para problemas digestivos está practicamente libre de riesgo, pero requiere de constancia y determinación. En el caso de la mayoría de mujeres, sencillos ajustes en la rutina diaria pueden contribuir a mejorar la salud gastrointestinal.

Dado que la salud del sistema digestivo depende en gran medida de los alimentos que se consumen, es crucial llevar una dieta balanceada. El aumento en la ingesta de fibra y probióticos puede ayudar a regular la digestión. Los granos integrales, como el arroz y el trigo, son ricos en fibra insoluble, lo que causa sensación de saciedad, ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre y promueve la motilidad gastrointestinal. Adicionalmente, los frutos secos son una gran adición a la dieta por contener altos niveles de fibra y antioxidantes, como la vitamina C. Finalmente, los alimentos fitoestrogenicos, como el tofu, los garbanzos y las manzanas, pueden ayudar a aumentar los niveles de estrógeno.

¿Sabías qué?

El exceso de fibra en la dieta puede causar estreñimiento, por lo que es mejor consumir solo los valores diarios recomendados: 25 g para mujeres menores de 50 años y 21 g para mujeres mayores de 50 años.

El ejercicio regular es otro componente importante en el tratamiento de problemas digestivos. La actividad física puede estimular la digestión, ayudar a las mujeres a mantener un peso saludable y beneficiar la salud del sistema hormonal. Por ejemplo, una sesión de ejercicio aeróbico intenso puede ayudar a promover la motilidad gastrointestinal en aquellas mujeres que experimentan estreñimiento.

Finalmente, practicar buenos hábitos también puede ayudar a controlar los problemas digestivos. El consumo de alcohol puede agravar el desequilibrio hormonal y dañar el revestimiento del estómago, lo que puede provocar acidez estomacal, entre otros trastornos gastrointestinales. El tabaco y los altos niveles de estrés también desencadenan la excesiva liberación de cortisol, causando malestar digestivo. Por lo tanto, es mejor minimizar el consumo de alcohol y evitar fumar, así como controlar el estrés a través del yoga u otras técnicas de relajación.

Alimentos que deben evitarse:

  • Comidas extremadamente picantes
  • Productos lácteos
  • Alimentos con almidón recalentados (arroz, pasta, papas)
  • Café, alimentos y bebidas con alto contenido de cafeína

Los cambios en el estilo de vida son una forma saludable de tratar los problemas digestivos, pero pueden ser difíciles de poner en práctica. Además, no todos los ajustes abordan el desequilibrio hormonal, que a menudo es la causa principal de los problemas de digestión en la menopausia. Para equilibrar las hormonas, las terapias alternativas son una mejor opción.

2

Terapias alternativas

Este enfoque incluye muchas potenciales alternativas de tratamiento para problemas digestivos, tales como probióticos, biorretroalimentación y suplementos herbales. De estos, los suplementos herbales se consideran los más efectivos, ya que son capaces de restablecer el equilibrio hormonal, son fáciles de seguir y requieren una menor inversión de tiempo y dinero.

Existen dos tipos principales de suplementos herbales que se usan comúnmente para equilibrar los niveles hormonales: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos fitoestrogénicos

Los suplementos de hierbas, tales como dong quai, ginseng y cohosh negro, contienen compuestos vegetales similares al estrógeno humano, conocidos como fitoestrógenos. Si bien consumir este tipo de suplementos es una buena forma de equilibrar los niveles de estrógeno, su uso a largo plazo no se recomienda, ya que pueden afectar la capacidad del cuerpo para producir hormonas reproductivas, y eventualmente causar una mayor disminución.

Suplementos reguladores de hormonas

Suplementos como Macafem no contienen ningún tipo de hormonas, pero nutren y estimulan las glándulas endocrinas, promoviendo óptimos niveles hormonales. En última instancia, esto conduce a un equilibrio en la producción de estrógeno y otras hormonas. Estos suplementos se consideran seguros porque tienen poco o ningún efecto secundario y son completamente naturales.

Una combinación de estos dos enfoques (cambios en el estilo de vida y suplementos herbales) es a menudo la forma más efectiva de tratamiento para problemas digestivos. Sin embargo, en casos más severos una intervención médica puede ser necesaria, no sin antes evaluar los riesgos relacionados con este tipo de alternativa.

3

Opciones farmacológicas

Este último enfoque conlleva mayor riesgo y es generalmente más costoso. En los últimos años, el medicamento más común para tratar los síntomas de la menopausia, incluyendo los problemas digestivos, ha sido la terapia de reemplazo hormonal o TRH. Sin embargo, su conexión con los efectos secundarios adversos y el aumento de los riesgos de cáncer ha hecho que los profesionales de la salud reconsideren esta opción extrema.

En 1991, los Institutos Nacionales de Salud lanzaron un nuevo estudio para investigar los pros y los contras de la TRH, la Iniciativa de Salud de la Mujer. Sin embargo, el estudio se detuvo 11 años después, cuando se descubrió que el uso de hormonas artificiales aumenta el riesgo de cáncer de mama, cáncer de ovario, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Otros medicamentos

Otros medicamentos para tratar problemas digestivos, o disbiosis, dependen del problema específico en cuestión. Dependiendo de tipo de malestar digestivo, los más comunes son:

  • Estreñimiento. Laxantes de venta libre, ya sean osmóticos o estimulantes.
  • Acidez. Antagonistas del receptor H-2 o inhibidores de la bomba de protones (antiácidos).
  • Intestino irritable. Medicamentos anticolinérgicos, ciertos antidepresivos o medicamentos específicos para el SII.
  • Diarrea. Difenoxilato con atropina, atapulgita, loperamida o subsalicilato de bismuto.
Tratamientos para los problemas digestivos

Estos tres enfoques pueden usarse por separado o combinarse según sea necesario. Sin embargo, cada vez más mujeres descubren que optar por cambios en el estilo de vida, en conjunto con terapias alternativas, constituye la estrategia más efectiva para prevenir y tratar los problemas digestivos en la menopausia.