Dolor en las articulaciones

Por el Equipo Editorial de Menopause Now | Actualizado: 30 enero, 2020

Damas

A medida que las mujeres envejecen, a menudo experimentan dolor en las articulaciones. Aunque es común tanto en hombres como en mujeres, el dolor de huesos y articulaciones también es un síntoma de la menopausia que se puede aliviar con un tratamiento adecuado.

Cuando una mujer se acerca a la menopausia, generalmente entre los 45 y 55 años, su cuerpo experimenta drásticas fluctuaciones hormonales que pueden afectarla de muchas maneras. Las hormonas juegan un papel importante en la salud ósea y articular; cuando éstas se desequilibran durante la menopausia, a menudo aparece dolor en las articulaciones. Continúe leyendo para obtener más información sobre las causas y opciones de tratamiento para dolores articulares.

Como es el dolor de articulaciones

Acerca del dolor en las articulaciones

El dolor en las articulaciones, también conocido como artralgia, se define como dolor, rigidez o hinchazón dentro o alrededor de las articulaciones. Los problemas de articulaciones a menudo ocurren en zonas de alto impacto, tales como las rodillas, las caderas y la espalda, pero muchas mujeres notan dolor en las articulaciones de las manos, las cuales se vuelven más rígidas con la edad.

Tipos de articulaciones

Existen diversos tipos de articulaciones en el cuerpo humano. A continuación se muestra una lista de las articulaciones más comúnmente asociadas con la ocurrencia de artralgia.

  • Rótulas. Estas articulaciones esféricas permiten una amplia gama de rotación y movimiento. El hombro y la cadera son rótulas.
  • Articulaciones condiloideas. Este tipo de coyunturas permiten el movimiento pero no la rotación. Hay articulaciones condiloideas en la mandíbula y los dedos.
  • Articulaciones deslizantes. Estas articulaciones planas permiten que los huesos se deslicen hacia adelante y hacia los lados. Hay articulaciones deslizantes en los tobillos, las muñecas y la columna vertebral.
  • Articulaciones sinoviales. Están rodeadas por una cápsula que contiene un líquido viscoso y tienen un movimiento muy parecido al de una bisagra de puerta. La rodilla y la parte cubital del codo son articulaciones sinoviales.
  • Articulaciones pivotantes. Permiten que los huesos roten o giren alrededor de otros huesos. Hay articulaciones pivotantes en el cuello y la parte del radio del codo.
  • Articulaciones de encaje recíproco. Estas se mueven hacia adelante y hacia atrás, así como de lado a lado, pero su rotación es limitada. En la base del pulgar hay una articulación de este tipo.

¿Sabías qué?

Las mujeres tienen 10 veces más probabilidades que los hombres de sufrir dolor en las articulaciones de las manos.

Debido a que el dolor en las articulaciones es más común en mujeres de mediana edad, a veces se usa usado el término "artritis de la menopausia" para describir este síntoma. Los problemas de articulaciones en esta etapa de la vida pueden llegar a ser increíblemente dolorosos y hacer que tareas y movimientos simples sean casi imposibles de realizar. Siga leyendo para aprender a reconocer los más comunes síntomas de artralgia.

Síntomas de dolor de articulaciones

El dolor en las articulaciones, ya sea causado por lesiones o ciertos tipos de artritis, puede incluir los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Enrojecimiento
  • Hinchazón
  • Rigidez después de largos períodos de descanso

Aunque los síntomas de dolor de articulaciones dependen de la causa subyacente, entre los que son provocados por el tránsito hacia la menopausia se incluyen: rigidez, hinchazón y calor en las articulaciones. Movilidad limitada por la rigidez matinal, exacerbación del dolor con el ejercicio y el alivio con el reposo también son síntomas comunes en mujeres que sufren de artralgia durante la menopausia.

Síntomas de dolor de articulaciones

Continúe leyendo para conocer las posibles causas de dolor de articulaciones y comprender mejor cómo tratar este síntoma común de la menopausia.

Causas del dolor en las articulaciones

Como la mayoría de los síntomas de la menopausia, el dolor articular generalmente es causado por un desequilibrio endocrino, ya que en esta etapa de la vida los niveles hormonales de una mujer comienzan a fluctuar, preparándose para una disminución permanente en la producción de estrógeno, progesterona y otras hormonas.

Aunque los médicos e investigadores aún no tienen claro el mecanismo exacto mediante el cual las hormonas (particularmente el estrógeno) afectan las articulaciones, se ha observado que las mujeres en la perimenopausia son más propensas al dolor en las articulaciones. Se cree que el estrógeno juega un rol importante en la trasmisión de las señales de dolor en el cuerpo, y también podría tener otros efectos.

Causas del dolor en las articulaciones

Otras causas

Dolor en las articulaciones y osteoporosis

La osteoporosis es otro síntoma de la menopausia que está relacionado con la artralgia. Durante la menopausia, la tasa de pérdida ósea aumenta a medida que la cantidad de estrógeno producida por los ovarios disminuye drásticamente. Esta pérdida es más rápida en los primeros años después de la menopausia, pero continúa en la postmenopausia.

Entre las posibles causas de dolor de articulaciones existen algunas que no están relacionadas con las hormonas. Los siguientes factores también pueden causar dolor en las articulaciones:

  • Desgaste por el uso
  • Lesiones
  • Sobrepeso
  • Deficiencias nutricionales
  • Falta de ejercicio
  • Pérdida de masa muscular
  • Estrés
  • Herencia
  • Inflamación
  • Desordenes metabólicos
  • Enfermedades óseas
  • Tumores

Cuando ver a un doctor

Consultar a un profesional de la salud en las primeras etapas del dolor en las articulaciones puede ayudar mucho a manejar este síntoma antes de que se convierta en un problema de salud importante. Aquí hay algunos casos en los que sería una buena idea consultar a un médico para el dolor en las articulaciones:

  • Si el dolor en las articulaciones dura más de tres días, se desplaza más allá de la articulación, se extiende a otras articulaciones o empeora
  • Si el dolor articular está acompañado por fiebre
  • Si se registra pérdida progresiva de peso

Conozca las diferentes opciones de tratamiento para dolores articulares en la siguiente sección.

Tratamiento para el dolor en las articulaciones

El dolor en las articulaciones es aproximadamente el doble de común en las mujeres que en los hombres. Si bien puede estar relacionado con el envejecimiento y el desgaste general del cuerpo, las fluctuaciones hormonales durante la menopausia suelen ser una de las principales causas de artralgias, pudiendo además exacerbar el malestar y el dolor en las articulaciones. Tanto la deficiencia de estrógeno como el exceso de cortisol, la hormona del estrés, pueden producir inflamación en las articulaciones.

Debido a que el desequilibrio hormonal es la causa subyacente, el dolor articular durante la menopausia puede tratarse fácilmente con muchos métodos. Continúe leyendo y aprenda cómo aliviar el dolor de las articulaciones utilizando los tres enfoques de tratamiento.

Tres enfoques para tratar el dolor en las articulaciones

Las mujeres que buscan aliviar sus problemas articulares tienen tres enfoques a considerar: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Medicina alternativa y (3) Medicamentos y fisioterapia.

En general, se recomienda que las mujeres comiencen con el enfoque menos menos invasivo antes de pasar al siguiente nivel. El uso de medicamentos y fisioterapia generalmente se reserva para casos severos, o cuando se han agotado todas las demás opciones.

1

Cambios en el estilo de vida

Este primer nivel de tratamiento ni implica mayor riesgo, pero requiere de autodisciplina. Para aliviar el dolor en las articulaciones y llevar un estilo de vida más saludable, hacer pequeños ajustes en los hábitos diarios es el primer paso. Otros síntomas de la menopausia pueden aumentar el estrés, lo que a su vez puede agravar el dolor articular. Por lo tanto, los cambios en el estilo de vida son una forma integral de reducir los malestares propios de esta etapa y llevar una vida más saludable.

Primero, puede ser necesario modificar la dieta para enriquecerla con nutrientes que ayudan a combatir el dolor en las articulaciones. Entre los antioxidantes destaca la vitamina C, que puede obtenerse de las bayas (como los arándanos), en tanto que los ácidos grasos omega-3 se encuentran en pescados de aguas frías. Ambos nutrientes son excelentes para reducir el dolor y la inflamación. Además, el calcio ayuda a mantener los huesos sanos, lo que a su vez reduce el riesgo de dolor en las articulaciones. Los productos lácteos son ricos en calcio y, para los intolerantes a la lactosa, existen alternativas como la leche de soya y el jugo de naranja fortificado.

Ejercicios de bajo impacto para el dolor articular

  • Natación
  • Yoga
  • Pilates
  • Caminata
  • Ciclismo

Aunque el dolor en las articulaciones puede desalentar la actividad física, el ejercicio regular es necesario para mantener las coyunturas en óptimo funcionamiento. Los ejercicios de bajo impacto son la mejor opción para evitar una excesiva presión sobre las articulaciones. En general, el ejercicio puede mantener las articulaciones flexibles y proporcionar otros beneficios para la salud. Es mejor hablar con un médico antes de comenzar una rutina de ejercicios para definir qué actividades son las más adecuadas de acuerdo a sus necesidades.

Finalmente, es importante mantener hábitos saludables. Fumar puede afectar negativamente a los huesos y aumentar la inflamación, por lo que debe evitarse tanto como sea posible. El uso de compresas frías o calientes en intervalos de 20 minutos también puede ayudar a aliviar el dolor. Además, reducir el estrés e identificar formas efectivas de difundir los estresores puede contribuir a la reducción de la inflamación.

Los cambios en el estilo de vida son una forma saludable de controlar el dolor en las articulaciones y mejorar el bienestar, pero pueden ser difíciles de poner en práctica, y no todos los métodos tratan una de las más comunes causas de artralgias: el desequilibrio hormonal. Afortunadamente, las medicinas alternativas presentan una forma efectiva de equilibrar las hormonas.

2

Medina alternativa

Este enfoque agrupa diversos métodos de tratamiento, entre los que destacan los suplementos de hierbas, ya que son fáciles de obtener, más seguros y menos costosos en comparación con otras opciones, además de tratar directamente el desequilibrio hormonal que causa dolores en las articulaciones y otros síntomas de la menopausia.

Hierbas antiinflamatorias y analgésicas

  • Ajíes
  • Cúrcuma
  • Uña de gato

Existen dos tipos de suplementos herbales para equilibrar los niveles hormonales: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos fitoestrogénicos

Estos suplementos herbales, tales como el ginseng o el cohosh negro, son ricos en fitoestrógenos, compuestos de origen vegetal que funcionan de manera similar al estrógeno natural, por lo que pueden compensar una deficiencia de esta hormona reproductiva en el cuerpo. Sin embargo, no deben usarse durante un tiempo prolongado, ya que el uso a largo plazo de estos suplementos puede disminuir la capacidad del cuerpo para producir hormonas naturales, lo que en última instancia da como resultado una disminución. Por lo general, se usan para el manejo de los síntomas a corto plazo.

Suplementos reguladores de hormonas

Suplementos naturales, como Macafem, promueven la salud del sistema endocrino al proporcionarle los nutrientes necesarios para producir hormonas de manera eficiente. Esto restablece el equilibrio no solo de estrógeno sino también de cortisol. Además, debido a que estos suplementos no introducen hormonas externas en el cuerpo, son seguros y pueden tomarse el tiempo que sea necesario.

Para un tratamiento más efectivo, lo mejor es combinar los cambios en el estilo de vida con el uso de suplementos herbales. Sin embargo, cuando el dolor en las articulaciones es severo e interfiere con la vida diaria, puede ser necesario recurrir al tratamiento médico.

3

Medicamentos y fisioterapia

Fisioterapia

El dolor articular crónico puede dañar las coyunturas y reducir la movilidad. En tales casos, se puede recomendar fisioterapia para rehabilitar las zonas afectadas. Si bien esto requiere de varias sesiones, así como de esfuerzo y cooperación por parte de la paciente, es una de las formas más directas y efectivas para tratar el dolor en las articulaciones.

Medicamentos de venta libre

Los medicamentos utilizados para tratar la artralgia dependen del tipo de dolor. Entre los medicamentos antiinflamatorios corticosteroides están la prednisona y la cortisona, mientras que el acetaminofeno (Tylenol) y el ácido acetil salicílico (aspirina) son analgésicos que pueden aliviar el dolor articular. Por otro lado, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno (Motrin, Advil) o el naproxeno pueden ayudar a reducir tanto el dolor como la hinchazón. Hable con su médico antes de tomar aspirina o AINE si tiene problemas digestivos. Si no tiene más opción que tomarlos, pruebe hacerlo junto con regaliz deglicirrizado (DGL), que ayudará a la proteger su sistema digestivo.

Terapia de reemplazo hormonal (TRH)

En los últimos años, la opción médica más común para el dolor en las articulaciones y otros síntomas de la menopausia ha sido la terapia de reemplazo hormonal (TRH). Si bien esta puede ser una forma rápida y poderosa de controlar el dolor en las articulaciones, también presenta un alto riesgo de efectos secundarios graves.

En 1991, los Institutos Nacionales de Salud lanzaron un nuevo estudio para investigar los pros y los contras de la TRH, la Iniciativa de Salud de la Mujer. Sin embargo, el estudio se detuvo 11 años después, cuando se descubrió que el uso de hormonas artificiales aumenta el riesgo de cáncer de mama, cáncer de ovario, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Otros medicamentos

Existen otros medicamentos disponibles para tratar el dolor en las articulaciones. Por ejemplo, las cremas tópicas se pueden aplicar directamente a las coyunturas doloridas, o un médico puede inyectar medicamentos esteroides en las articulaciones afectadas para aliviar la inflamación. Sin embargo, ambas opciones pueden tener efectos secundarios, por lo que es esencial consultar a un médico para determinar el mejor plan de tratamiento individualizado.

Estos tres niveles de tratamiento no son mutuamente excluyentes; se pueden usar en conjunto, según sea necesario, para tratar los síntomas de dolor en las articulaciones. Sin embargo, un número creciente de mujeres está descubriendo que una combinación de cambios en el estilo de vida y terapias alternativas es la opción más segura y efectiva de aliviar el dolor en las articulaciones durante la etapa de transición hacia la menopausia.

Tratamientos para el dolor en las articulaciones