Menopausia y sexualidad

Por el Equipo Editorial de Menopause Now | Actualizado: 14 marzo, 2019

Damas

Debido a que las fluctuaciones hormonales de la menopausia causan estragos en el cuerpo femenino, muchas mujeres se preguntan si estos cambios naturales también afectarán su vida íntima.

Aunque el sexo en la menopausia puede representar una perspectiva sombría para muchas mujeres que inician esta etapa de la vida reproductiva, algunas realmente esperan, con una mezcla de entusiasmo y sentimiento de liberación, disfrutar de sus relaciones sexuales en la menopausia.

Siga leyendo para conocer los efectos de la menopausia en la sexualidad, a fin de tratar estos cambios como una oportunidad de redescubrimiento y reconexión con su vida íntima en los años dorados.

¿Cómo es el sexo durante la menopausia?

A medida que las mujeres se acercan al final de sus años reproductivos, los niveles hormonales se alteran, provocando molestos síntomas físicos y psicológicos, que pueden tener un efecto directo o indirecto en su vida sexual.

Sequedad vaginal

La sequedad vaginal es una de las quejas más frecuentes entre las mujeres que llegan a la etapa de la menopausia. Debido a una disminución en los niveles de estrógeno, los tejidos que recubren la vagina se vuelven más delgados y pierden su elasticidad; esta condición se denomina atrofia vaginal. Al disminuir las secreciones vaginales, las partes íntimas de la mujer pierden su lubricación natural y son más propensas a irritaciones e infecciones. Por este motivo, las relaciones sexuales en la menopausia y postmenopausia pueden ser incómodas o dolorosas.

Pérdida de libido

Hasta el 40% de las mujeres puede experimentar una disminución del deseo sexual en la menopausia, lo que afecta su vida de pareja. Generalmente provocada por fluctuaciones hormonales, la falta de apetito sexual en la menopausia a menudo crea tensión entre las parejas, así como sentimientos de culpa y baja autoestima en las mujeres. Aquellas que además padecen de depresión pueden experimentar una mayor pérdida de interés en el sexo durante la menopausia.

Sexo doloroso

Como resultado de la sequedad vaginal y la disminución del deseo sexual en la menopausia, las parejas a menudo tienen menos relaciones íntimas. Sin embargo, la abstinencia prolongada puede empeorar los síntomas de atrofia vaginal, reduciendo aún más la tensión y elasticidad de los tejidos. Además, la falta de estimulación reduce el flujo de sangre a los genitales y la lubricación, aumentando significativamente el dolor o irritación durante el sexo.

Reducción de la excitación

Otra queja común entre las mujeres es que tener relaciones sexuales en la menopausia ya no es tan gratificante como solía ser. Las mujeres pueden observar que es más difícil despertar la excitación sexual, mantener el estímulo y alcanzar el clímax. Cuando esto se combina con una disminución de la libido, las mujeres pueden sencillamente dejar de intentar tener sexo después de la menopausia.

Incontinencia urinaria

Si la incontinencia urinaria ya suele ser embarazosa, las fugas accidentales durante las relaciones sexuales en la menopausia pueden resultar aún más desagradables. Esta condición es causada por cambios hormonales que afectan el funcionamiento de los músculos del piso pélvico y el control de la vejiga. Curiosamente, la debilidad en los músculos del suelo pélvico también puede reducir el placer de una mujer durante el sexo en la menopausia.

Además de los factores arriba mencionados, luchar contra otros síntomas de la menopausia, como sofocos, sudores nocturnos, o fatiga, puede dejar a las mujeres exhaustas y privadas de sueño, desalentando así la posibilidad de disfrutar de una vida sexual saludable.

¿Qué beneficios tiene el sexo después de la menopausia?

Mientras que algunas mujeres tienen problemas para mantener una vida sexual activa pasada la menopausia, otras disfrutan de un resurgimiento de su intimidad, afirmando que el sexo después de la menopausia es mucho mejor que durante sus mejores años reproductivos. Éstos son algunos de los supuestos beneficios:

No más períodos mensuales

Durante la perimenopausia (la etapa que precede a la menopausia), la menstruación se vuelve irregular a medida que los ovarios continúan liberando óvulos hasta que éstos se agotan. Estas alteraciones en el sangrado mensual a menudo generan incertidumbre acerca de cuándo ocurrirá el siguiente período menstrual, lo que a menudo crea tensión en la vida íntima. Una vez que la menstruación desaparece por completo, las mujeres pueden disfrutar del sexo con toda libertad, en el momento en que lo deseen.

Cero riesgo de embarazo

Cuando una mujer atraviesa la menopausia y experimenta periodos irregulares, aún es posible que quede embarazada. Sin embargo, una vez que el período menstrual desaparece por doce meses seguidos se cierra oficialmente el ciclo reproductivo. Muchas mujeres y sus parejas encuentran liberador disfrutar del sexo después de la menopausia, sin tener que preocuparse por embarazos no planificados.

Mayor estabilidad

Aunque las circunstancias de cada mujer pueden ser diferentes, aquellas mayores de 50 años suelen disfrutar de una vida más estable. Los principales factores de estrés, como la presión por el éxito en el ámbito profesional, la crianza de los hijos y la lucha por la tranquilidad financiera, no son tan intensos como antes. Cuanto mayor estabilidad haya en la vida, más espacio habrá para la pasión y el disfrute sexual en el dormitorio.

Más tiempo libre

Tener más estabilidad en la vida también se traduce en poder dedicar tiempo para sí mismo, a menudo por primera vez en muchos años, especialmente para aquellas mujeres que tuvieron hijos. Más tiempo en las manos también significa más tiempo para la exploración creativa y el sexo lúdico después de la menopausia.

Consejos para mejorar el sexo durante la menopausia

Si una mujer desea reiniciar la intimidad con su pareja o está buscando maneras de mejorar sus relaciones sexuales en la menopausia, seguir estos consejos puede ayudarla a disfrutar más profundamente del sexo y estar más en sintonía con su cuerpo al entrar en un nuevo capítulo de su vida reproductiva.

1

Comunicarse abiertamente

Una comunicación abierta entre las parejas es fundamental para mejorar la vida sexual en la menopausia. Aprender a expresar sentimientos con libertad y sin prejuicios puede ayudar a entender y satisfacer las necesidades íntimas de la pareja con mayor facilidad. También puede acercar a los cónyuges a medida que aprenden a aceptar mejor los cambios naturales que están atravesando.

2

Ejercitar los músculos la zona pélvica

Practicar ejercicios de Kegel para tonificar el piso pélvico  puede ser de gran ayuda para mejorar el sexo en la menopausia. El fortalecimiento de las paredes vaginales puede ayudar a controlar la vejiga, a fin de evitar fugas accidentales, así como aumentar la sensibilidad para hacer que las relaciones sexuales sean menos dolorosas y más placenteras.

3

Tener más sexo

Puede parecer contradictorio recomendar a las mujeres que tengan más relaciones sexuales en la menopausia cuando la intimidad les causa dolor o incomodidad, pero existen grandes beneficios en elevar la temperatura del dormitorio con más frecuencia. Tener más sexo después de la menopausia estira de manera natural las paredes vaginales, tonifica los músculos pélvicos y aumenta el flujo de sangre hacia esa área, todo lo cual puede ayudar a las mujeres a mejorar su vida íntima.

4

Prolongar la estimulación

Dedicar más tiempo al juego previo puede mejorar significativamente la excitación de la mujer y la lubricación vaginal antes de tener relaciones sexuales. Incluso si la penetración total no está dentro de los planes, una pareja puede beneficiarse de la estimulación del clítoris, la masturbación mutua o de ver películas eróticas. La intimidad sin coito, como abrazar y besar, también es clave para el buen sexo durante la menopausia.

5

Mantener la lubricación

Para evitar que la sequedad vaginal arruine las relaciones sexuales en la menopausia, se recomienda el uso de lubricantes. Los productos a base de aceite o agua son fáciles de usar y ayudan a reducir la fricción y el dolor durante el sexo.

6

Condimentar las cosas

Al ingresar a un nuevo capítulo en su vida, las mujeres de mediana edad a menudo acogen con satisfacción la idea de reavivar la pasión en el dormitorio. Variar la rutina e incluir juguetes sexuales, como vibradores y consoladores, así como contar a sus parejas sus fantasías sexuales y tratar de hacerlas realidad también puede ser una excelente manera de mejorar la frecuencia y la calidad del sexo en la menopausia y postmenopausia.

Puntos clave

Debido a los numerosos síntomas que se presentan durante la menopausia, algunas mujeres evitan tener relaciones sexuales. Las razones más frecuentes incluyen sequedad vaginal, pérdida de la libido y relaciones sexuales dolorosas, entre otras. Sin embargo, muchas mujeres aceptan esta fase natural de manera más optimista y la ven como un momento para un posible resurgimiento de su intimidad. No tener que preocuparse por su período menstrual o un embarazo no planificado, así como contar con mayor estabilidad en su vida, les permite disfrutar del sexo durante la menopausia de manera más libre y profunda. Al mantener una conversación abierta con sus parejas y condimentar las cosas en el dormitorio, siguiendo los consejos antes mencionados, las mujeres pueden reavivar su vida amorosa en esta etapa.