4 consejos para aliviar las náuseas y la fatiga durante la menopausia

Datos verificados

Por Fiorella M. | Actualizado: 21 mayo, 2020

Damas

Aunque la fatiga y las náuseas son síntomas comunes de la menopausia, también son indicadores de muchos otros problemas de salud. Si bien existe una gran variedad de medicamentos disponibles, muchas mujeres prefieren recurrir a métodos naturales de probada eficacia para aliviar ambos síntomas.

Siga leyendo y conozca cuatro consejos para aliviar las náuseas y la fatiga durante la menopausia de forma rápida, fácil y económica.

4 consejos para aliviar las náuseas y la fatiga durante la menopausia
1

Mantener una buena hidratación

Cuando se trata de buscar alivio para las náuseas y la fatiga, es esencial mantener altos los niveles de líquidos, especialmente si las náuseas se acompañan de vómitos. La deshidratación puede provocar o exacerbar la sensación de fatiga y, aunque tener náuseas puede hacer que las mujeres desconfíen del consumo de líquidos, tomar pequeños sorbos de agua puede ayudar a aliviar la sensación de malestar. Comer alimentos con alto contenido de líquido también puede ayudar, siendo las sopas ligeras una excelente opción.

Sin embargo, es importante evitar bebidas con alto contenido de cafeína o gaseosas, ya que este tipo de líquidos puede empeorar los síntomas. Para prevenir el cansancio y la fatiga a largo plazo, también se recomienda eliminar por completo la cafeína.

2

Consumir jengibre

El jengibre se ha utilizado desde la antigüedad para tratar una variedad de dolencias y también un ingrediente básico de la cocina asiática. Es particularmente efectivo para tratar malestares estomacales menores, náuseas y mareos. Las propiedades estimulantes del jengibre también son de utilidad para aumentar los niveles de energía y, por lo tanto, pueden ayudar a combatir la fatiga.

Una de las mejores formas de consumir jengibre es en forma de infusión, que se realiza  agregando agua hirviendo al jengibre crudo, finamente picado o rallado, dejándolo reposar por unos minutos antes de beber. 

3

Caminar

Aunque puede ser difícil pensar en hacer ejercicio cuando se sienten náuseas y cansancio, una caminata corta, de 15 minutos, puede ser útil para aliviar ambos síntomas. El ejercicio regular puede ayudar a aumentar los niveles de energía a largo plazo; de hecho, las mujeres que realizan ejercicio regularmente durante la menopausia también previenen el sobrepeso y la osteoporosis, además de mejorar su estado de ánimo, disminuyendo el riesgo de depresión.1

Al estar al aire libre, realice respiraciones lentas y profundas. Igualmente, evite las habitaciones calientes o congestionadas, así como los lugares con olores fuertes, ya que esto puede empeorar la sensación de náuseas.

4

Dormir profundamente

Dormir lo suficiente es siempre una prioridad para aliviar casi cualquier tipo de malestar. Dado que aproximadamente dos tercios de los estadounidenses no satisfacen sus necesidades de sueño o experimentan problemas para dormir, lo que contribuye significativamente a generar la fatiga.2 Las náuseas a menudo están relacionadas con el cansancio.

Para garantizar un sueño tranquilo y reparador: evite las pantallas LCD al menos una hora antes de acostarse, tome un baño caliente antes de dormir y mantenga un horario específico para el descanso nocturno.

Es importante destacar que estos consejos para aliviar las náuseas y la fatiga son particularmente efectivos cuando el malestar es leve. Para casos más severos, debe buscar el consejo de un médico. Sin embargo, los tratamientos para los síntomas de la menopausia, enfocados en restablecer el equilibrio hormonal, pueden brindar un alivio duradero.

Artículos relacionados

Datos clave sobre la fatiga repentina Datos clave sobre la fatiga repentina
Fatiga extrema después de una histerectomía Fatiga extrema después de una histerectomía