Cómo reconocer la falta de concentración en la menopausia

Por Fiorella M. | Actualizado: 14 marzo, 2019

Damas

Sucede con creciente frecuencia. En medio de una conversación, y sin previo aviso, el hilo de sus pensamientos se ha perdido o siente una inexplicable sensación de desorientación. Aunque la dificultad para concentrarse a veces es algo más que un signo inevitable del envejecimiento, generalmente se trata de un síntoma común en mujeres de mediana edad. Siga leyendo para conocer más sobre la falta de concentración en la menopausia.

Cómo reconocer la falta de concentración en la menopausia

¿Cómo puedo reconocer la falta de concentración en la menopausia?

Uno de los síntomas de la menopausia más difíciles de identificar es la dificultad para concentrarse, debido principalmente a la naturaleza del problema. Puede ser útil analizar las circunstancias que provocan esa disminución en su rendimiento cognitivo y su capacidad de comunicar ideas a diario.

Si experimenta, por primera vez en su vida, alguno de los siguientes síntomas, podría estar sufriendo de falta de concentración relacionada con la menopausia:

  • Pensamientos confusos
  • Perder el hilo del pensamiento
  • Olvidos
  • Dificultad para enfocarse en la tarea a realizar
  • Problemas para completar tareas complejas

¿Qué causa la falta de concentración en la menopausia?

La dificultad para concentrarse es un síntoma de la menopausia que puede ser alarmante, por ello es importante conocer las causas subyacentes de esa aparente disminución de sus capacidades cognitivas. Comprender los procesos biológicos detrás de las diferentes etapas de la menopausia la ayudará a poner en perspectiva sus numerosos efectos, incluyendo los problemas de concentración que está experimentando últimamente.

La menopausia se caracteriza por cambios drásticos en los niveles hormonales, lo cuales pueden afectar negativamente el bienestar físico y psicológico de una mujer. Los cambios en el estrógeno, específicamente, influyen en la actividad de los neurotransmisores en el cerebro y pueden afectar las capacidades cognitivas.

Causas adicionales para la falta de concentración y las lagunas mentales son niveles elevados de estrés, una pobre nutrición, y desórdenes neurológicos, entre otras.

Cómo mejorar la concentración

Las modificaciones en el estilo de vida son el primer recurso para mejorar la falta de concentración en la menopausia. Elimine los estimulantes potencialmente dañinos, como la cafeína y la nicotina, y comience a mejorar su dieta consumiendo más ácidos grasos omega-3, así como alimentos con fitoestrógenos, que ayudan a estabilizar naturalmente los niveles hormonales. Realizar ejercicio físico, al igual que practicar juegos de destreza mental, aprender un nuevo idioma y leer también han demostrado ser actividades útiles para mejorar la concentración y la memoria.

Se puede encontrar ayuda adicional en las terapias alternativas y, como último recurso, los medicamentos farmacéuticos. En el siguiente enlace encontrará más información sobre tratamientos para la falta de concentración.